Tokio. El Gobierno japonés podría inyectar US$ 13.000 millones en la Tokyo Electric Power Co (Tepco), tan pronto como el próximo verano boreal, en una nacionalización de facto de la operadora de la dañada planta de energía nuclear de Fukushima, dijeron fuentes el jueves.

El futuro de Tepco como una firma independiente ha estado en duda desde que un sismo y un tsunami destruyeron la planta en marzo, desatando la peor crisis nuclear del mundo en 25 años y dejándola con enormes pagos de compensaciones y costos de limpieza.

Además de fondos públicos, el Gobierno y Tepco también buscarán préstamos adicionales de bancos, dijeron las fuentes, pero la escala total de cualquier rescate de Tepco aún no está clara.

Algunos analistas expresaron dudas de que el Gobierno fuera a tomar la medida drástica de asumir el control del gigantesco monopolio, que todavía tiene influencia política, pero la idea tiene defensores en algunos sectores del partido gobernante japonés.

"Básicamente lo que hay es una operación en bancarrota, y costará mucho salvarla", dijo Andrew Dewit, un profesor de la Universidad Rikkyo, que escribe sobre política energética.

El presidente de Tepco, Toshio Nishizawa, fue mencionado diciendo que una inyección de fondos públicos no podía descartarse. "Es mejor mantener todas las opciones, por lo que no lo niego", lo citó la agencia de noticias Kyodo, en una entrevista el jueves.