El gobierno de Japón advirtió de que el terremoto de 8,8 grados Richter que sacudió el país ha causado un número “extremadamente alto” de víctimas y pidió a la población que esté preparada para nuevas réplicas de gran intensidad.

El último recuento oficial eleva a al menos 137 los fallecidos a causa del sismo, mientras que el tsunami que se produjo a continuación habría dejado al menos otros 200 muertos en la ciudad de Sendai, según las autoridades provinciales.

El portavoz del Gobierno, Yukio Edano, instó a los ciudadanos a mantener la guardia alta ante posibles réplicas, que, dijo, podrían llegar a alcanzar la misma intensidad que el terremoto original.

El terremoto destruyó edificios y paralizó el transporte en el noreste de Japón, al tiempo que el tsunami posterior arrastró cientos de casas y vehículos, por lo que se espera que el número de víctimas mortales se eleve con el paso de las horas.

El Ministerio de Defensa informó de que se ha creado una fuerza conjunta con los militares de EEUU desplegados en este país para afrontar las labores de rescate.

En este sentido, Edano detalló que las fuerzas estadounidenses estudian enviar un portaaviones con helicópteros para participar en la ayuda, mientras que el Ministerio de Defensa tiene preparados 300 aviones y 40 buques para las labores de asistencia.