Tokio. Trabajadores japoneses entraron en el último de los tres complejos de reactores afectados por fusiones de combustible nuclear en la planta Fukushima dañada por el tsunami, dijo el jueves el operador Tokyo Electric, que intenta estabilizar la central dos meses después del desastre.

Con equipos protectores y tanques de oxígeno, los empleados iniciaron las inspecciones en el reactor número 3, al que nadie había entrado desde que el sismo y el tsunami del 11 de marzo desataron fusiones y una explosión de hidrógeno que voló el techo del edificio de aquel reactor.

Tokyo Electric Power Co (Tepco) está avanzando con el trabajo en los complejos para instalar un sistema de enfriamiento que estabilice a los reactores, aunque los altos niveles de radiación y las difíciles condiciones en el sitio han obstaculizado sus esfuerzos.

Uno de los trabajadores que ingresó el miércoles al reactor número 2, donde las temperaturas alcanzaron los 40 grados Celsius, fue tratado por un aparente golpe de calor, dijo la compañía.

La semana pasada, Tepco comunicó que sospechaba que se habían desarrollado grandes filtraciones en las tres vasijas de presión de los reactores, aunque prometió respetar un plazo para estabilizar la planta Fukushima Daiichi antes de enero.

Tepco divulgó dramáticas nuevas imágenes de cuando el tsunami de 14 metros comenzó a romper contra el muro rompeolas, ilustrando cómo las defensas de la planta Fukushima fueron superadas por el desastre.

Algunos expertos nucleares creen que el objetivo es exagerado, sobre todo debido a que la compañía también está luchando por contener una creciente piscina de agua radioactiva en la planta.

Los dos empleados de Tepco que ingresaron al edificio del reactor número 3 el miércoles por la noche se expusieron a menos de 3 milisieverts de radiación durante su estadía de 10 minutos, en comparación con el límite fijado por el Gobierno de 250 milisieverts por trabajador por año.

El operador ya ha enviado trabajadores a los edificios que alojan los reactores número 1 y 2, las otras dos unidades que estaban funcionando en la planta de seis reactores en el momento del sismo y el tsunami.

Por otra parte, Tepco divulgó dramáticas nuevas imágenes de cuando el tsunami de 14 metros comenzó a romper contra el muro rompeolas, ilustrando cómo las defensas de la planta Fukushima fueron superadas por el desastre.

Japón prometió una investigación amplia e independiente sobre la peor crisis nuclear desde Chernóbil y analizará si se cometieron errores en la respuesta inicial.