Tokio. El operador japonés de plantas nucleares Tokyo Electric Power Co. (Tepco) dijo este domingo que espera lograr cerrar su accidentada central de Fukushima Daiichi en un plazo de entre seis y nueve meses.

La empresa dijo que el primer paso sería enfriar los reactores y el combustible gastado a un nivel estable, lo que requeriría unos tres meses. Luego cerraría los reactores, en un lapso de entre seis y nueve meses.

Eso volvería la planta segura y estable, terminando con la crisis inmediata, ahora considereda a la par del peor accidente nuclear de la historia, el desastre de la planta ucraniana de Chernóbil en 1986.

Tepco, fundada hace 60 años, dijo que luego planea cubrir el edificio de los reactores, dañado por un enorme terremoto y un tsunami el 11 de marzo.

Los últimos datos muestran que mucha más radiación se filtró de la planta de lo que se pensó durante los primeros días de la crisis.

Los expertos han señalado que la crisis japonesa es diferente a la de Chernóbil en términos de contaminación por radiación.

El presidente de Tepco, Tsunehisa Katsumata, dijo que estaba considerando renunciar a raíz del accidente, pero dijo que no podía precisar cuándo.

"Esta es la mayor crisis desde la fundación de nuestra compañía", dijo el ejecutivo en una conferencia de prensa.

"Poner la planta nuclear bajo control y los problemas financieros asociados a eso (...) Cómo podemos solucionar esos problemas, es un asunto difícil", añadió.

El costo de la tripe catástrofe en Japón está subiendo. Más de 13.000 personas fueron confirmadas muertas y esta semana el gobierno redujo su pronóstico para la economía, en deflación desde hace casi 15 años, por primera vez en seis meses.

Tepco y el gobierno están bajo presión para aclarar cuándo podrán volver a sus casas las personas que fueron evacuadas de los alrededores de la planta.

El primer ministro Naoto Kan fue criticado por comentarios, luego desmentidos, de que los residentes no podrían volver por entre 10 y 20 años.

"Quisiéramos presentar hechos objetivos para ayudar al gobierno a juzgar y trazar una perspectiva sobre cuándo podrán volver a casa aquellos que fueron evacuados", dijo Katsumata.