Decenas de miles de personas protestaron el domingo contra los reactores nucleares fuera del Parlamento de Japón, el mismo día en que un político defensor del uso de energía renovable para reemplazar las fuentes energéticas actuales tras el desastre de Fukushima fue derrotado en una elecciones locales.

Los manifestantes, entre los que se encontraban jubilados de avanzada edad, presionaron contra un muro de acero alrededor del edificio del Parlamento gritando "no necesitamos energía nuclear" y otras consignas.

En la avenida principal que lleva a la asamblea, la multitud rompió las barreras y se dispersó por las calles, obligando a la policía a llevar refuerzos y desplegar buses blindados para proteger la puerta principal del Parlamento.

La protesta ocurrió mientras resultados desde la zona rural Yamaguchi mostraban que Tetsunari Iida, defensor de la energía renovable, perdió la contienda por la gobernación ante un rival apoyado por el partido opositor Liberal Demócrata (LDP), que promovió los reactores nucleares durante sus años en el poder, reportó la agencia Kyodo en base de sondeos a boca de urna.

Iida, quien quiere que Japón abandone la energía nuclear para el 2020, prometió revitalizar la economía de Yamaguchi con proyectos de energía renovable y se opuso a un proyecto de Chubu Electric Power Co para construir una planta nuclear en la ciudad de Kaminoseki.

La política energética se ha convertido en un gran dolor de cabeza para el primer ministro Yoshihiko Noda, quien lleva menos de un año en el cargo y batalla por mantener unido a su Partido Democrático antes de las elecciones generales del próximo año, las que podrían adelantarse.

Las protestas semanales fuera del despacho de Noda han crecido en tamaño durante los últimos meses, al tiempo que trabajadores asalariados y madres con niños se han sumado a la multitud.

Varios de los manifestantes han marchado hacia la sede de Tokyo Electric Power Co, la compañía que operaba la planta cuya filtración de radiación desató la peor crisis nuclear en el mundo desde el desastre de Chernobyl en 1986.