Oslo. Noruega no tiene indicios de que el asesino que se adjudicó los ataques del 22 de julio haya tenido cómplices o fuera parte de una red más amplia, dijo este miércoles la jefa del Servicio de Seguridad Policial del país.

Janne Kristiansen también señaló que no cree que Anders Behring Breivik esté loco, diciendo que es demasiado calculador.

"Hasta ahora no tenemos evidencia de que haya tenido cómplices o que haya más células", dijo Kristiansen a Reuters.

"Cuando terminemos esta etapa de la investigación, tenemos que sentarnos, la policía y los servicios de seguridad de todo el mundo, para considerar qué podemos hacer diferente y qué podemos hacer para evitar a estos lobos solitarios", afirmó, agregando que ese será el principal foco en el futuro.

Breivik aparentemente dio varias versiones sobre sus acciones en la ejecución de un ataque con bomba y un tiroteo que mataron a 76 personas, primero diciendo que operó solo y luego declarando ante un juez que era parte de una red mayor.

Esta semana, dijo a una corte que dos células de colaboradores formaban parte de un grupo llamado "Los Caballeros Templarios" que busca "salvar" a Europa de los musulmanes.

Kristiansen dijo que la policía no descartó que hayan otras personas involucradas y que está en contacto con otras fuerzas alrededor del mundo.

"Estamos trabajando con otros servicios de seguridad en el resto de Europa, en Estados Unidos y el resto del mundo", aseguró.

Fuera de radar. Kristiansen indicó que los servicios de seguridad advirtieron en su evaluación sobre amenazas previamente este año que el extremismo de ultraderecha estaba creciendo en Europa y que había "algunos en Noruega".

La funcionaria opinó que Breivik no es un "loco" y que no cree que alegue demencia en su juicio.

"Es demasiado calculador, demasiado centrado. No va a alegar insania", dijo. "Quiere ser visto como el salvador del mundo, y no se puede estar loco para ser eso", agregó.

El abogado de Breivik, Geir Lippestad, declaró el martes que su cliente parecía un hombre loco, pero que era demasiado pronto para decir si alegaría la insania en el juicio.

Los medios noruegos y del resto del mundo han cuestionado cómo fue posible que el asesino haya permanecido fuera del radar de la policía durante tanto tiempo, habiendo planeado el ataque a lo largo de varios años.

"La estrategia de esta persona es estar fuera del radar", dijo Kristiansen cuando le preguntaron cómo pudo pasar inadvertido.

"Ha hecho todo por su cuenta de modo que la policía no sospechara de nada. No ha violado la ley. Ha tenido una estrategia y lamento decir que ha tenido éxito con esa estrategia", aseveró.

Kristiansen agregó que una vez que concluya la investigación, la policía y los servicios de seguridad considerarán medidas potenciales para evitar ataques similares.