Viena. El jefe de energía atómica de la ONU dijo que planea viajar este jueves a Japón para buscar información de primera mano sobre lo que él llamó una situación muy grave en una planta nuclear afectada por un terremoto en su país natal.

Yukiya Amano dijo que pretende solicitar una reunión extraordinaria de la junta directiva de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés) lo antes posible luego de regresar a Viena.

El anuncio de Amano sobre su viaje y la sesión de la directiva de la IAEA dejaron en claro su creciente preocupación por la crisis en Japón.

También sugiere frustración con la agencia con sede en Viena, que tiene a cargo el controlar el uso seguro de la energía nuclear, por la falta de información rápida y detallada de Japón.

"Es diferente el recibir los hechos por correo electrónico desde Tokio a estar sentado con ellos e intercambiar opiniones", dijo Amano en una conferencia de prensa. "Nosotros siempre necesitamos mejorar el flujo de información", agregó.

Dijo que esperaba reunirse con funcionarios japoneses de alto nivel, pero dejó abierta la posibilidad de visitar el lugar de la severamente dañada planta de Fukushima durante su viaje de un día.

Amano dijo que no es el momento de decir si la evolución del desastre en un reactor nuclear en Japón se ha disparado "fuera de control", como lo sugirieron funcionarios de energía de de la Unión Europea en comentarios que afectaron las acciones globales.

La IAEA dijo que estaba buscando más información sobre los niveles de agua en las piscinas de combustible gastado del reactor, que son esenciales para enfriar el material radiactivo de alto nivel.

Los datos de la IAEA sobre las unidades 5 y 6 del sitio muestran que la temperatura en sus piscinas ha subido hasta tres veces los niveles normales. No tenía datos recientes sobre la piscina de la unidad 4. Estados Unidos ha dicho que ésta podría secarse.

"Si el combustible ya no está cubierto por agua o las temperaturas alcanzan un punto de ebullición, el combustible podría quedar expuesto y crear el riesgo de la liberación de material radiactivo", dijo al IAEA.

Vasija del reactor “casi intacta”. Amano dijo que la IAEA había estado intentando ayudar continuamente para mejorar la seguridad de las plantas de energía nuclear contra terremotos.

Pero él rehusó comentar un reporte del diario británico Daily Telegraph sobre cables estadounidenses obtenidos por WikiLeaks que dicen que Japón había sido advertido hace más de dos años por un funcionario de la IAEA sobre el posible impacto de terremotos en las plantas de energía nuclear.

El funcionario no identificado fue citado en el documento diciendo que "los recientes sismos en algunos casos han superado las bases de diseño de algunas plantas nucleares, y que eso es un problema grave que ahora impulsa las obras de seguridad sísmica".

En Japón en la mañana del miércoles comenzó un incendio en la instalación, dañada por el terremoto y que ha enviado bajos niveles de radiación hacia Tokio en las últimas 24 horas, lo que ha provocado temores en la capital y alarma internacional.

"Es una situación muy grave", dijo Amano.

El daño a los núcleos de las unidades 1, 2 y 3 en el reactor nuclear Fukushima Daiichi ha sido confirmado, aunque no ha habido cambios graves en el lugar desde el martes, sostuvo.

El dijo que el agua está en un nivel que deja expuestos hasta dos metros de los núcleos que tienen las barras de combustible expuestas, aún pese a la presión dentro él dijo que las vasijas están "casi intactas".

Medios japoneses han criticado el manejo del gobierno del desastre y al operador Tokyo Electric Power Co. por su falla a la hora de entregar información suficiente sobre el incidente.