Copiapó. El jefe de los rescatistas de los mineros en Chile, André Sougarret, dijo este domingo que el encamisado del ducto que perforó la máquina T-130 por el que se rescatará a los 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad, ya comenzó.

El experto señaló que en la noche se inicio el proceso de posicionamiento de tuberías y que esta mañana comenzó la tarea de bajarlas al túnelo. Tan trabajo debería terminar con las próximas 24 horas.

"Partió anoche con todo lo que es el trabajo de suplemento de las tuberías y estamos en estos momentos iniciando el proceso de bajada de la primera tubería", dijo André Sougarret, gerente de la mina El Teniente de Codelco y jefe de operaciones del rescate.

"Esperamos dentro de las próximas 24 horas terminar el posicionamiento total de las cañerías (...) Siempre tenemos la posibilidad de que ocurran contingencias. Ese es el plazo planificado, la verdad es que vamos a esperar que esto suceda en forma normal", agregó.

La gran noticia del fin de semana fue que una de las perforadoras llegó hasta a una galería a la que pueden acceder los mineros, que quedaron atrapados el 5 de agosto por un derrumbe. El anuncio desató la algarabía de todas las familias que esperan en el Campamento Esperanza y celebraciones en todo Chile.

Tras noches de vigilia, rezos y paciente espera en silencio, el sábado por la noche el campamento vivía un clima de fiesta, con música de cumbia a alto volumen, cantos y risas.

"Estoy muy contenta, voy a poder estar con el Claudio antes del 21 de octubre, que es el cumpleaños de mi hija", dijo Cristina Nuñez, pareja del minero Claudio Yáñez.

La mañana del sábado, Cristina había explotado en llanto al saber que el rescate, que según el gobierno podría comenzar el miércoles, era ya casi una realidad y no un sueño.

"Nunca había llorado en todo este tiempo pero la alegría de hoy fue enorme", dijo Nuñez la noche del sábado.

Ejercicios y exámenes médicos. Mientras tanto, 700 metros más abajo, los mineros siguen haciendo ejercicio, colaboran con las tareas de rescate y se someten a exámenes médicos para prevenir cualquier accidente durante el lapso en que estén siendo transportados en la angosta cápsula, un proceso que se espera tarde unos 15 minutos.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, explicó los pasos de la fase final del rescate. Los mineros fueron divididos en tres grupos, En primer lugar serán izados los 4 a 6 trabajadores más hábiles, luego unos 10 mineros con problemas de salud y por último, los más fuertes.

El primero en usar la cápsula bautizada "Fénix" -del ancho de los hombros de una persona - será un rescatista minero y luego un rescatista de la Armada, que bajarán en ella para coordinar los movimientos desde el interior de la mina.

La cápsula tiene 4 metros de alto y está dotada de oxígeno, equipos de comunicación y médicos para medir los signos vitales de cada uno de los mineros.

Al momento de ser subidos a la superficie, los mineros serán trasladados a un hospital de campaña para someterse a los primeros controles, protegidos por unos lentes especiales para proteger sus ojos de la luz tras más de dos meses de encierro.

Luego pasarán a otra zona donde recibirán medicamentos y sólo después se reunirán con un pequeño grupo de familiares.

Finalmente serán llevados en helicóptero a un hospital de la ciudad más cercana, Copiapó, para estar bajo control médico por al menos dos días más.