Madrid. Los nueve detenidos esta semana en España, pertenecientes a la dirección general de Ekin, grupo ilegal del entorno de la banda separatista vasca ETA, fueron enviados a prisión por delitos de integración y colaboración terrorista, en otro golpe a la organización.

En un auto publicado este sábado, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska comunicó la prisión provisional y sin fianza para Aniaiz Ariznabarreta, Egoitz Garmendia y Erika Bilbao, arrestados el martes en una operación contra el entorno de ETA desarrollada en el País Vasco, Navarra, Cantabria y Aragón.

El viernes, Grande-Marlaska ya había emitido órdenes de prisión contra el resto de los detenidos, Ugaitz Elizarán, Urko Asier Ayerbe Sarasola, Sandra Barrenechea, Rosa Iriarte Laset , José Aldasoro y Eneko Compains Silva.

"La organización terrorista ETA mantiene dentro de su entramado criminal un conjunto de 'frentes', consecuencia de su estrategia de desdoblamiento, todos ellos sometidos a sus directrices. Dentro de esos frentes se encuentra EKIN dedicada principalmente a la dinamización de las distintas asociaciones ilegales de la izquierda abertzale", sostuvo el auto difundido a los medios.

En la operación del martes, coordinada por la Audiencia Nacional y ejecutada por la Guardia Civil, fueron realizados 28 registros que incluyeron bares y centro sociales que las autoridades vinculan con la captación de fondos y miembros de ETA, según el Ministerio del Interior.

Según el Ministerio del Interior, Ekin codirige "el complejo terrorista" de la banda armada, haciéndose cargo de métodos de coacción y violencia complementarios a los de ETA y sus miembros actúan como comisarios políticos del complejo organizativo de la izquierda 'abertzale'.

Entre las tareas adicionales de Ekin están ayudar a los miembros de ETA a huir de la Justicia, transmitir directrices y documentos de la banda a las organizaciones que integran la izquierda 'abertzale', la difusión de comunicados internos y la organización del Gudari Eguna, el acto en el que se homenajea a los etarras fallecidos, precisó.

Desde su ilegalización por parte de la Audiencia Nacional en el 2007, Ekin ha tratado de continuar su existencia y actividad evitando la incriminación de sus máximos responsables, ahora detenidos, según el Ministerio.

Las del martes fueron las primeras detenciones del entorno de ETA desde que la banda anunció el 5 de septiembre que había decidido hace meses poner fin a sus acciones armadas ofensivas, un comunicado utilizado por la izquierda 'abertzale' para pedir al gobierno una legalización que le permita presentarse a las elecciones municipales de la próxima primavera.

La Audiencia Nacional dijo en el 2007 que Ekin formaba parte de las "entrañas" de ETA y que integraba el "complejo terrorista" liderado por la banda armada.

Ese mismo año, condenó a 47 de los 52 acusados en un macroproceso contra las organizaciones Ekin, Kas y Xaki, aunque nueve de ellos fueron absueltos posteriormente por el Tribunal Supremo.