Kofi Annan llegó el domingo a Damasco para sostener conversaciones con el presidente Bashar al-Assad, dijo su portavoz, un día después de que el enviado internacional admitiera que su plan de paz había fracasado hasta ahora en su intento por terminar con 16 meses de derramamiento de sangre.

Fuentes gubernamentales y de Naciones Unidas dijeron que Annan y Assad no se reunirán el domingo.

La armada de Siria disparó misiles desde sus barcos y helicópteros durante el fin de semana, informaron medios estatales el domingo, en un ejercicio que pretendía demostrar su capacidad de "defender las costas sirias contra cualquier posible agresión".

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo que las fuerzas de oposición sirias se vuelven cada vez más efectivas y aseguró que mientras antes termine la violencia, mejores eran las oportunidades de evitarle al Gobierno de Siria un "ataque catastrófico" de parte de los combatientes rebeldes.

La televisión siria emitió un video de múltiples misiles lanzados desde la costa y desde barcos, además de mostrar al ministro de Defensa sirio Dawud Abdallah Rahijia entre los espectadores.

"Las fuerzas navales realizaron el sábado un ejercicio con municiones reales, utilizando misiles -lanzados desde el mar y la costa-, helicópteros y botes con misiles, simulando un escenario para repeler un ataque repentino desde el mar", dijo la agencia de noticias siria SANA, agregando que las maniobras seguirían por varios días.

La oposición siria ha llamado a implementar una zona de no vuelo y ataques de la OTAN contra las fuerzas sirias, similares a los realizados en Libia el año pasado y que permitieron que las fuerzas terrestres rebeldes pusieran fin al mandato de Muammar Gaddafi.

No obstante, aunque Assad ha enfrentado sanciones y la condena internacional por una represión contra los disidentes que ha dejado miles de muertos, las grandes potencias occidentales y árabes han evitado tomar acciones militares directas.

Turquía reforzó su frontera y ha desplegado sus aviones de combate varias veces desde que Siria derribó un avión de reconocimiento turco el 22 de junio.

Damasco dijo que el hecho ocurrió en sus aguas territoriales en el Mediterráneo, mientras que Ankara sostuvo que el incidente sucedió en espacio aéreo internacional.

"Mientras antes pueda ponerse fin a la violencia e iniciarse el proceso de transición política, no sólo morirá menos gente, sino que también hay una posibilidad de salvar al Estado sirio de un ataque catastrófico, el cual sería muy peligroso no sólo para Siria, sino que para toda la región", dijo Clinton en una conferencia de prensa.

Al parecer, Clinton se refería claramente a la posibilidad de que los rebeldes sirios lancen un ataque a las instituciones estatales -un tribunal y un medio de comunicación han estado entre los últimos blancos- y no a una intervención externa.

"No hay duda de que la oposición se está volviendo más efectiva en su autodefensa y en la ofensiva realizada contra el Ejército sirio y las milicias del Gobierno sirio. Por lo que el futuro (.. .) debería estar muy claro para quienes apoyan el régimen de Assad", agregó Clinton.