La Alianza de Fuerzas Nacionales se perfila ganadora en las elecciones celebradas ayer en Libia, las primeras democráticas en 40 años tras el derrocamiento y asesinato de Muamar Gadafi, según indicaron observadores electorales en base a encuestas realizadas en Trípoli y Bengazi.

La alianza liderada por el ex primer ministro del Consejo Nacional de Transición (CNT) Mahmud Jibril, es la que más votos consiguió en los históricos comicios, mientras los islamistas de la Hermandad Musulmana se ubican por ahora, de acuerdo a estos datos no oficiales.

Cerca del 60% de los 2,8 millones de electores acudieron ayer a las urnas en estos comicios que fueron opacados por episodios de violencia en el este del país, provocada por movimientos separatistas, que dejaron un muerto, mientras en Ayadabiya, algunos centros de votación permanecieron cerrados por problemas de seguridad.

Mohamed Sawan, líder del partido islamista Justicia y Construcción -uno de los grandes favoritos- señaló a la cadena árabe Al Yazira que "la Alianza de Fuerzas Nacionales ha conseguido buenos resultados en algunas grandes ciudades, a excepción de Misrata (en el oeste)", según informó la agencia Europa Press.

Según Sawan, la formación de Jibril, quien estuvo al frente del Gobierno interino del Consejo Nacional de Transición (CNT) tras la caída de Muamar Gadafi, consiguió una "ventaja neta" en las ciudades de Trípoli (la capital) y Bengazi (la segunda del país, en el este), en las que se concentra el grueso de los electores.

En tanto, el diario digital Libya Herald informó que "los primeros indicios" provenientes de encuestas a pie de urna "no oficiales" en Trípoli y Bengazi, de que la Alianza de Fuerzas Nacionales "aparentemente" se ha alzado con la "victoria".

En ambas ciudades, según el diario, la Alianza lidera "cómodamente" los resultados "por delante de cualquiera de sus 130 rivales, incluidos sus principales contendientes, el partido Justicia y Construcción, el Partido Nacional y el Frente Nacional".

Las elecciones son vistas como el primer paso significativo del país norafricano en su ruta hacia un régimen más democrático, tras más de 40 años de gobierno de Muamar Gadafi, quien fue depuesto y asesinado en octubre del año pasado tras un prolongado y conflicto en el que la participación de la OTAN tuvo enrome gravitación.