Tecún Umán, Guatemala. Esta ciudad es la antesala del terror y peligro que enfrentan miles de migrantes en su travesía por México.

La línea fronteriza entre Tecún Umán, San Marcos y Ciudad Hidalgo, en Chiapas, está remarcada con la crueldad, tratos inhumanos, barbaries y otra cantidad de chantajes que viven los migrantes a su paso.

De aquí en adelante la vida del migrante se vuelve en un bien preciado del que todos quieren apropiarse para sacar el mejor provecho, no importa cómo. La Unidad Investigativa de El Heraldo viajó a esta zona fronteriza para desvelar la crueldad con la que se enfrenta el migrante hondureño, en especial las mujeres y menores de edad, que son los más vulnerables en este camino hacia el "sueño americano".

El equipo periodístico de El Heraldo cruzó la temida frontera hacia Ciudad Hidalgo, México, donde se dice que el grupo de Los Zetas "están esperando a los migrantes para secuestrarlos".

Ante esta tremenda advertencia, el equipo prefirió pagar el valor total de una de las balsas artesanales que cruzan el río. En la zona, estas balsas son conocidas como "cámaras", pero no son más que dos neumáticos de tractor llenos de aire, amarrados a cinco tablas de madera que sirven de piso para cargar personas o mercadería.

Se pagó 100 quetzales por cruzar en las denominadas balsas. El recorrido por el río Suchiate toma unos diez minutos, el mismo tiempo que puede tomar desde la terminal de buses de Tecún Umán hasta el río.

En el trayecto, "Alex", un joven de unos 21 años, quien dirigía con una vara la dirección de la balsa, le informaba al equipo sobre el paso "mojado" para México.

"Son casi mil personas a diario las que cruzan este río y como no es tan profundo (unos siete metros) pues no se han dado muchas muertes", comenta. Justo a la orilla del río se ha construido un monumento con una gran cruz de hierro en el centro, en memoria de los migrantes que han perdido la vida, cruzando sus aguas.

Según "Alex", la mayoría de las personas que hacen uso de las "cámaras", son los migrantes que van con destino a Estados Unidos y como tienen la ventaja que el trayecto es corto, pues lo hacen a plena luz del día.

Al otro lado del río, todas las caras resultan sospechosas, debido al ambiente de zozobra permanente que se ha creado en la zona.

Tecún Umán, es una ciudad que está a 250 kilómetros de la ciudad capital. Las drogas y el crimen organizado tienen impregnado su olor por todas las calles y al otro lado del río, pero lo que se logra percibir en el lado mexicano, hace que Tecún Umám se vea como un campamento de montaña.

En Ciudad Hidalgo la prostitución, la explotación laboral y el tráfico de migrantes son negocios más visibles y el peligro es más latente. Tecún Umán es solo un aperitivo, mientras que Ciudad Hidalgo, al igual que todo el territorio mexicano, es el "plato fuerte". A pesar de que esta ha sido declarada una ruta migratoria "quemada" aún se puede observar cómo cientos de migrantes cruzan hacia el otro lado para comenzar el tramo más peligroso antes de llegar a Estados Unidos.