"Paciencia y fe, Dios es grande. La fe en Dios nos va a ayudar a salir con vida".

Esta frase es parte de la carta escrita por el minero chileno Mario Gómez, de 63 años, el más experimentado de los 33 chilenos que se encuentran atrapados a 700 metros de profundidad, y que forma parte de las pruebas de vida que fueron confirmadas este domingo por el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

El primer mandatario le entregó personalmente esta carta a su esposa, "y yo no podìa creer, aunque yo sabía que mi marido es fuerte. Yo sabía que él es fuerte, porque es minero desde los doce años", afirmó la mujer.

"Le había dicho la semana anterior que dejara la mina, porque ya me había dicho que estaban cayendo derrumbes. Me había dicho 'la situación no es buena, y yo en diciembre me retiro'", rememoró la mujer de Mario Gómez.

La segunda misiva venía con el último tramo de la sonda perforadora que pudo abrir este domingo un forado de seis centímetros de diámetro, y por el que desde ahora se podrá alimentar e hidratar a los trabajadores chilenos.

"Querida Lila, estoy bien, gracias a Dios espero salir pronto, paciencia y fe, Dios es grande y la ayuda de Dios nos va a ayudar a salir con vida (...) Aunque tengamos que esperar meses para la comunicación quiero hablar con el Alonso (yerno). Esta empresa tiene máquinas modernas, les quiero decir a todos que estoy bien y que vamos a salir con vida", indica Gómez en su misiva.

"Bueno, Lila, pronto nos vemos, nos comunicaremos. Rompieron el primer sondaje, ahí hay comunicación", agrega la carta que Gómez envía a su mujer.