México D.F. Un capo del narcotráfico, nacido en Estados Unidos y apodado "La Barbie" por su cabello rubio y ojos azules, peleaba el control de un poderoso cártel en México al momento de ser capturado por policías federales el lunes.

Edgar Valdez, nacido en Laredo, Texas, era un fuerte contendiente para tomar el liderazgo del cártel de los Beltrán Leyva, acéfalo desde que su jefe Arturo Beltrán Leyva muriera en diciembre en un enfrentamiento con infantes de Marina, desatando una guerra interna por el control de la banda.

El cártel está ahora dividido entre un brazo armado bajo el control de Valdez y otro de miembros leales a Héctor Beltrán, hermano de Arturo, según expertos en seguridad.

A diferencia de la mayoría de los traficantes, que nacieron en medio de la pobreza, Valdez proviene de una familia de clase media asentada en la frontera con Texas. Practicó fútbol americano en la escuela y se volvió bilingüe.

Después de años de vender marihuana en Estados Unidos, Valdez, de alrededor de 40 años, creció cerca del jefe narcotraficante mexicano más buscado, Joaquín "El Chapo" Guzmán, pero después se desligó de él para unirse a los hermanos Beltrán Leyva, quienes en 2008 formaron su propio cártel, separándose de Guzmán.

La inocencia del apodo de Valdez contrasta con su manera de operar, como uno de los más violentos jefes del narcotráfico mexicano.

Una diferencia más con otros capos de la droga que se esconden en las sombras es que Valdez acudía vestido de Versace en lujosos autos a discotecas en el balneario de Acapulco y se le vincula a bellas mujeres del mundo del espectáculo.

Desde comienzos de la década, el sicario cambió sus zonas de operación de un extremo al otro de México y hasta reclamó en 2006 a las autoridades que frenaran a un grupo rival, los Zetas, en una carta abierta en un periódico.

"No pretendo hacerme ver como una blanca paloma, ni tampoco limpiar mi imagen, pues estoy seguro de lo que he hecho y de lo que soy responsable", dijo en la carta Valdez, en la que aseguró que sus rivales en complicidad con las autoridades le achacaban crímenes que no eran suyos.

Por su capacidad de mando y organización, combinada con la frialdad para ejecutar rivales, "La Barbie" se convirtió en uno de los hombres de confianza de Guzmán -considerado por la revista Forbes como uno de los hombres más ricos del mundo- cuando el capo aún estaba aliado con los Beltrán Leyva.

La hora de las traiciones. A "La Barbie" se le atribuye un video que apareció en 2005 en el sitio YouTube, en el que supuestamente él mismo interroga a cuatro integrantes de los Zetas -uno de los más violentos grupos fundado por militares y a los que Guzmán combate- y uno de ellos es ejecutado de un disparo.

Hasta ese momento, el territorio de Valdez era Tamaulipas, estado fronterizo con Estados Unidos y sede del poderoso cártel del Golfo, y de su entonces brazo armado, los Zetas.

Pero cuando los Beltrán Leyva se enemistaron con Guzmán, "La Barbie" se fue con el clan y cambió su zona de operación del norte del país a la costa del Pacífico.

A "La Barbie" se le atribuye gran parte de los morbosos crímenes que comenzaron a surgir en 2005 en los estados de Guerrero, donde se ubica Acapulco, y Morelos, cercano a la Ciudad de México, donde han aparecido hombres decapitados o colgados de puentes.

"La Barbie" acostumbraba dejar mensajes en los cuerpos de sus víctimas, pero su poder comenzó a debilitarse con la captura en abril de su principal operador, José Gerardo "El Indio" Álvarez, el hombre que tenía los contactos en Sudamérica para la compra de cocaína.