La Organización de Naciones Unidas (ONU) recomendó a sus 193 estados miembros modificar su legislación para prohibir la publicidad de servicios sexuales y señaló como modelo el Decreto 936/11 de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, informó el Ministerio de Justicia.

Esta norma establece la prohibición de los avisos que, por cualquier medio de comunicación, promuevan la oferta sexual, y tiene por finalidad prevenir la trata de personas y coadyuvar a la paulatina eliminación de las formas de discriminación hacia las mujeres.

La decisión fue adoptada entre el 10 y el 12 de octubre pasado, durante el IV Período de Sesiones del Grupo de Trabajo de Trata de Personas de las Naciones Unidas celebrado en Viena, Austria.

De esta manera, la Argentina ratifica su condición de liderazgo en la materia ante la comunidad internacional.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, recordó que "ya en 2010 el mismo grupo de trabajo había recogido la propuesta formulada por la Argentina y Brasil de penalizar a los clientes, usuarios o consumidores de la trata de personas, sea para fines sexuales o laborales, uno de los crímenes más aberrantes y repugnantes a la condición humana".