Ginebra. La agencia de refugiados de la ONU se está preparando para un posible "éxodo significativo" desde Libia e instó a los países vecinos en Europa y el norte de Africa que no rechacen a quienes huyen de las revueltas que dejaron cientos de muertos desde la semana pasada.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se preparaba para enviar personal de emergencia y suministros de ayuda, incluidas tiendas y hospitales móviles, para fortalecer su presencia en Egipto y Túnez, dijo a Reuters la portavoz Sybella Wilkes.

"Hasta el momento no hemos visto un éxodo enorme. Pero estamos muy preocupados sobre la base de reportes que estamos recibiendo de violencia generalizada y violencia y persecución a personas específicas que podrían provocar un éxodo significativo desde Libia", declaró.

La oficina del ACNUR en Túnez ha reportado que 4.500 personas han cruzado hacia el país desde Libia, según la portavoz. La mayoría eran ciudadanos tunecinos, pero unos 650 eran de otras nacionalidades, incluidos libios y argelinos.

La agencia está elaborando planes de contingencia, pero se ve obstaculizada por las dificultades de comunicación dentro de Libia, dice Wilkes.

"Es posible que la gente esté tomando botes para intentar llegar a Europa. Las opciones más viable son Túnez, Egipto y el norte, a través del mar. Necesitamos ser flexibles", dijo Wilkes.

"Si hay un flujo desde Libia, nosotros podríamos anticipar que una alta proporción huirá intentando salvar sus vidas, escapando de una persecución directa", agregó.

Espíritu humanitario. Anteriormente, la portavoz del ACNUR, Melissa Fleming, dijo que Italia estaba entre los países "más proclives a recibir una afluencia de personas que huyen de Libia", incluyendo a libios y refugiados de otros lugares.

"Estamos diciendo, 'por favor, que no haya rechazos", dijo la portavoz en una reunión informativa en Ginebra, donde el organismo de la ONU tiene su oficina central. "Este es un momento para mostrar su espíritu humanitario y generosidad hacia personas que están atravesando un trauma severo", agregó.

El líder de la Lega Nord, un partido contra la inmigración de Italia y aliado del primer ministro Silvio Berlusconi, dijo que los inmigrantes libios que lleguen a Italia deberían ser enviados a otros países europeos.

"Hasta ahora ellos no han llegado y nosotros esperamos que no vengan. Si vienen, nosotros los enviaremos a Alemania y Francia", dijo Umberto Bossi a periodistas.

Italia firmó un acuerdo con Libia para detener el flujo de inmigrantes ilegales que usan el país del norte de Africa como un punto de partida para viajar al sur de Europa, y ahora temen que los disturbios en Libia provoquen un éxodo hacia sus costas.

La armada italiana apoyada por naves aéreas de varios aliados europeos han aumentado las patrullas en el centro del Mediterráneo para detectar y evitar los cruces de frontera de de forma oficial, dijo el martes la agencia de seguridad fronteriza de la Unión Europea.

La agencia de la ONU tiene 8.000 refugiados registrados en Libia y otras 3.000 personas que buscan asilo con casos pendientes de Sudán, Irak, Eritrea, Somalia, Chad y los territorios palestinos.

El ACNUR dijo que ha recibido "reportes alarmantes" de que libios estaban rechazando refugiados de otros países africanos, bajo sospecha de ser mercenarios que combaten para el Gobierno del coronel Muammar Gaddafi.

"Refugiados africanos de Somalia, Etiopia y Eritrea nos han dicho que Libia es muy peligrosa en este momento simplemente si se tiene el rostro negro", dijo Wilkes.

Libia comparte sus fronteras con Egipto y Túnez, cuyos líderes han sido derrocados en revueltas desde enero, igual que Sudán, Chad, Níger y Argelia. Miles de tunecinos han huido a Libia esta semana, cruzando su frontera en el norte.