Los opositores al presidente Al Assad denunciaron hoy que más de 200 personas perdieron la vida durante un bombardeo en la región de Tremseh, al noreste del país. De confirmarse, se trataría de la peor masacre desde el inicio de la rebelión contra el gobierno.

"Fuerzas gubernamentales bombardearon Tremseh usando tanques y helicópteros", declaró el presidente del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, Rami Abdel Rahmane, según informan diversos medios europeos.

Sin embargo, la agencia oficial de noticias SANA informa sobre un enfrentamiento entre un "grupo terrorista" y las tropas del gobierno.

En esa información la agencia asegura que los "terroristas" sufrieron "graves pérdidas" y tres soldados murieron.