La policía española arrestó a 18 de los miles de manifestantes que pasaron toda la noche en la plaza Puerta del Sol, en Madrid, en el marco de una manifestación el aniversario del Movimiento 15-M, que rechaza las medidas de austeridad del gobierno y exige un cambio de sistema económico.

Los arrestados fueron trasladados a una comisaría madrileña bajo los cargos de resistencia, desobediencia y atentado a la autoridad y presumiblemente pasarán todo el día en dependencias policiales para -una vez finalizadas las diligencias policiales- pasar a disposición judicial, informó la policía.

El desalojo y las detenciones, que se llevaron a cabo en apenas diez minutos, comenzaron cuando agentes antidisturbios entraron en la plaza y arrinconaron a los manifestantes, la mayoría de los cuales comenzó a abandonar el lugar por sus propios medios.

Los indignados españoles volverán este domingo a concentrarse en la emblemática plaza, en la segunda de cuatro jornadas de movilizaciones convocadas por esta plataforma popular para festejar su primer año, informó la agencia alemana de noticias DPA.

El gobierno conservador de Mariano Rajoy había advertido, días antes de la monumental manifestación de ayer, que las acampadas eran "actos ilegales" que no iba a tolerar, por lo que el Ejecutivo desplegó más de 1.500 agentes antidisturbios.

Los desencantados con el modelo político y financiero imperante desbordaron este sábado las calles y plazas de toda España para rememorar el estallido del Movimiento 15-M, nacido tras las multitudinarias manifestaciones del 15 de mayo de 2011.

Como hace un año La Puerta del Sol se convirtió en el epicentro de las protestas pacíficas de agrupaciones como Democracia Real Ya y Juventud sin Futuro, agrupaciones que gestaron el 15-M a través de las redes sociales de internet.

Cuatro marchas que desde horas tempranas partieron desde diferentes pueblos y barrios de esta capital confluyeron anoche en la emblemática plaza, símbolo del movimiento, informó la agencia Prensa Latina.

Las actividades programas por los indignados para conmemorar el primer aniversario del movimiento que inspiró a otras protestas en el mundo -como el Occupy Wall Street- continuarán hasta el próximo martes con la celebración de una serie de asambleas.

Estos encuentros giran en torno a ejes temáticos tales como "Ni un euro más para rescatar a los bancos", "Por una educación y sanidad públicas gratuita y de calidad", "Reparto justo del trabajo y retirada de la reforma laboral".

Los debates versarán, además, sobre el derecho a una vivienda digna y la lucha contra los desahucios; una renta básica universal para todas las personas y la defensa de los derechos y libertades ciudadanas.