Tokio. La reconstrucción de los pueblos y ciudades devastados por el mortal terremoto y posterior tsunami en marzo de este año en Japón podría alargarse una década, dijo el martes un comité asesor del gobierno.

"Los tres primeros años serán necesarios para tareas como la reconstrucción de carreteras y la construcción de viviendas temporales", dijo Jun Iio, del Consejo del Plan de Reconstrucción, formado después del seísmo para aconsejar al gobierno sobre los trabajos de reconstrucción.

Iio, un politólogo, dijo a periodistas que serían precisos otros cuatros años para reconstruir poblaciones e incluso más tiempo para una recuperación total.

"Tenemos que tener en cuenta que la zona afectada por el desastre es mucho mayor que Kobe", dijo Iio, en referencia a la ciudad japonesa devastada por un potente terremoto en 1995.

El consejo dijo que el terremoto y tsunami del 11 de marzo, que dejó una gran parte del noreste de Japón en ruinas, mató al menos a 13.000 personas, obligó a 130.000 a huir a refugios y causó daños estimados en US$300.000 millones, ilustraba las carencias del gobierno central, y pidió una mayor autonomía regional.

El consejo también dijo que la reconstrucción debe trascender a las divisiones políticas en un país donde una frágil tregua política a raíz del desastre ya se ha derrumbado.

"Los esfuerzos de reconstrucción deben ir más allá de asuntos políticos. Invitamos a los partidos opositores al igual que al partido en el gobierno a dar su opición", dijo Makoto Iokibe, presidente del consejo y también presidente de la Academia de la Defensa Nacional de Japón.

El viernes 22 de abril, el gobierno japonés aprobó casi US$50.000 millones (34.000 millones de euros) en gastos para la reconstrucción.

Los próximos paquetes probablemente impliquen una mezcla de impuestos y préstamos en el mercado de bonos, lo que podría provocar tensiones en la economía japonesa, lastrada por la deuda.