Santiago. Con doce cinturones biométricos, cuyo costo individual es de más de US$2.000 y que utilizan los astronautas de la NASA, monitorearán a los 33 mineros atrapados en un yacimiento al norte de Chile, quienes llevan 54 días a 700 metros de profundidad.

Estos elementos serán de especial utilidad en el momento del rescate, cuando los trabajadores deban permanecer varios minutos encerrados en una cápsula, en un túnel sin conexión con nadie.

Los cinturones fueron donados por la empresa internacional Zephyr Technologies y entregará datos de respiración, pulso, acidez de la traspiración e información sobre si están dormidos, despiertos o desmayados, señaló La Segunda.

Los aparatos se utilizarán desde la noche de este miércoles en tres turnos de once personas y poseen un sistema localizador GPS.

Por otra parte, los trabajadores tienen una rutina de ejercicios físicos personalizada para quemas grasas, que incluye caminatas en pendiente y practicar step sobre unos improvisados cajones.

Incluso se han grabado con una cámara de televisión a los familiares de los mineros haciendo ejercicios físicos para que los trabajadores atrapados puedan ver el video y ejercitarse con sus seres queridos.

Desde la próxima semana comenzará a ser instruida una nueva técnica deportiva que busca llevar la sangre a la cabeza y evitar posibles embolias, lo que se logra a través de contracciones musculares de pantorrillas, muslos y glúteos.

Mientras, el llamado “Plan B” de la máquina T-130 alcanzó los 300 metros de profundidad, informó Cooperativa.