Teherán. Una mujer iraní sentenciada a muerte por lapidación no fue puesta en libertad, informó este viernes la televisión estatal iraní, negando una noticia difundida por un organismo europeo de derechos humanos que citó "fuentes en Irán" para afirmar que había sido liberada.

Press TV dijo en su página web que "contrario a una vasta campaña publicitaria de los medios occidentales de que la asesina confesa Sakineh Mohamadi Ashtiani había sido liberada", la condenada aún sigue bajo custodia.

Press TV agregó que había elaborado una filmación de Ashtiani describiendo el asesinato de su marido, que iba a ser emitida el viernes.

La cinta parece ser el origen de los rumores de su liberación, ya que las imágenes publicitarias difundidas a los medios internacionales mostraron a Ashtiani en su jardín con su hijo.

Lejos de demostrar su puesta en libertad, la película reflejará una reconstrucción del supuesto asesinato, un delito por el que Ashtiani podría ser colgada.

"Press TV (...) acordó con las autoridades judiciales iraníes poder seguir a Ashtiani a su casa para obtener un relato visual del delito en el lugar del asesinato", dijo.

El rumor de su liberación se extendió rápidamente en internet, y miles de mensajes esperanzados aparecieron en la web Twitter después de que el Comité Internacional contra la Lapidación, con sede en Alemania, dijera que había sabido de su liberación.

La sentencia de muerte por lapidación por adulterio de Ashtiani -el único delito que conlleva esa pena según la ley islámica iraní- fue suspendida después de la indignación internacional de los países occidentales y otros que tienen buenas relaciones con Irán.

Brasil ofreció asilo a Ashtiani.

Pero la condenada aún afronta una posible muerte en la horca por complicidad en el asesinato de su marido.