Los 33 mineros que permanecen atrapados en el yacimiento San José, en la ciudad de Copiapó, en el norte de Chile, pueden estar más tranquilos, ya que las maquinas que se están utilizando para el rescate están trabajando a plena capacidad.

Luego de 46 días a 700 metros bajo tierra, el estado anímico de los mineros es normal, según indicó el sicólogo a cargo de la operación, Claudio Ibáñez. "Cada día que pasa es un día menos que ellos están abajo, y ellos lo están sintiendo así", afirmó el profesional a El Mercurio.

Respecto de los planes, -A, B y C, como ha denominado el gobierno chileno a cada unas de las máquinas- la Strata 950, correspondiente al plan A, se mantiene en 325 metros de profundidad, operando con un diámetro de 30 centímetros.

La T-130, del plan B, alcanzó los 12 metros en su labor de reperforación (aumento del diámetro) del pozo. Mientras la RIG-421 (perforadora petrolera), plan C, se encuentra a 23 metros de profundidad, trabajando con un diámetro de 66 centímetros, espacio por el que se proyecta que ya podrían salir los mineros atrapados, aunque momentaneamente permanece detenida, debido a que trabajadores están cementando el pozo para lograr una perforación más precisa, según informa La Tercera.

De acuerdo a informaciones emanadas desde el Ejecutivo, la fecha de rescate no sería antes de noviembre de este año, puesto que las tareas son un trabajo de precisión, por lo que se deben hacer con el máximo rigor posible.