Recife. Este martes, un grupo armado con armas antitanque y fusiles de asalto Kaláshnikov AK-47 han atacado la sede de la compañía estadounidense de transporte de valores Brinks en la ciudad brasileña de Recife y han robado 60 millones de reales, alrededor de US$20 millones, reporta RT.

Los asaltantes se desplazaron al lugar en varios automóviles y volaron un muro para ingresar en esa empresa. A pesar de que los delincuentes trataron de dificultar la acción de la Policía, durante su huida pasaron por delante de un puesto de control y comenzó un tiroteo, que dejó a tres agentes heridos. Además, en el proceso quemaron varios automoviles y bloquearon algunas calles.

Algunos vecinos grabaron los sucesos con sus teléfonos móviles. En esos videos se aprecian varias explosiones y un intenso intercambio de disparos.

El teniente de la Policía Militar del estado de Pernambuco, Gleidson Gonçalves, asegura que se trató de una iniciativa "bien estructurada", debido a que los malhechores actuaron "de forma estudiada para dificultar la acción de la Policía" y su único objetivo "fue Brinks".

Por su parte, la firma norteamericana indicó que ningún empleado resultó herido y aseguró que colabora con las autoridades brasileñas para resolver el que algunos medios locales han calificado como el ataque "más espectacular de la historia de Brasil".