La tormenta más intensa de las últimas seis décadas en la capital china causó al menos 37 muertos y un caos generalizado, con calles inundadas y aislando a 80.000 personas en el principal aeropuerto de Pekín, según informaron este domingo medios estatales.

La tormenta, que comenzó este sábado por la tarde y se prolongó hasta la madrugada, inundó las principales calles y provocó torrentes de agua por las escaleras de los pasos subterráneos.

El ayuntamiento de Pekín dijo en su perfil oficial de una red de microblogs que había al menos 37 muertos, incluyendo 25 ahogados, seis aplastados por desprendimientos en sus hogares, cinco electrocutados y otro alcanzado por un rayo.

Más de 500 vuelos fueron cancelados en el aeropuerto internacional de la capital china, dijo Beijing News.

Sin embargo, el suburbano no se vio afectado, más allá de verse inundado por gente desesperada por llegar a sus casas y que no podían hacerlo usando sus coches, ni en autobús o taxi.

La ciudad tiene una media de lluvias de 170 milímetros, pero el distrito de Fangshan, al oeste de Pekín, registró este sábado 460 mm, dijo Xinhua.

El gobierno municipal de Pekín dijo en su página web (www.beijing.gov.cn) que estaba trabajando para devolver la normalidad a la metrópolis, pero recordó a los ciudadanos que estuviesen preparados para más mal tiempo.

Muchos residentes utilizaron la popular red china de microblogs, Sina Weibo, para colgar fotografías dramáticas de la tormenta. Algunos usuarios se quejaron de que la ciudad tenía que haber estado preparada, sobre todo porque el Gobierno había lanzado una advertencia de tormenta el día anterior.