Beirut. Líbano dijo el sábado que estaba resuelto a mejorar sus fuerzas armadas, después de que Israel se quejara por la asistencia de Occidente al Ejército libanés tras un letal enfrentamiento fronterizo entre ambos países.

Dos soldados y un periodista libaneses, junto a un oficial israelí, murieron el martes en una inusual escaramuza en la frontera, el peor incidente desde el conflicto del 2006 entre Israel y la guerrilla chiita de Hezbollah, apoyada por Irán.

El enfrentamiento -del cual el Líbano e Israel tienen diferentes versiones- generó temores de un conflicto mayor. Ambas naciones han trabajado desde entonces para calmar las tensiones en la frontera.

En declaraciones en la aldea libanesa de Adaisseh, donde se produjo la escaramuza, el presidente Michel Suleiman dijo que el Gabinete se reuniría para ratificar un plan de tres o cinco años destinado a armar al Ejército "para que pueda proteger la dignidad de la nación",

"El Gobierno pondrá en funcionamiento un plan para armar al Ejército, sin considerar la postura de otros países", indicó Suleimam, citado por la Agencia Nacional de Noticias. El mandatario libanés no dijo cuándo sería aprobada la medida.

El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, dijo que conversó con Francia y Estados Unidos sobre las preocupaciones del Estado judío. "Pensamos que es un error reforzar al Ejército libanés con armas y sistemas avanzados", afirmó Barak en una entrevista con Radio Israel anteriormente en la semana.

Consultado si París y Washington habían prestado atención a la queja de Israel, el ministro respondió: "No realmente".

Hezbollah no tomó parte en el choque, aunque su líder Sayyed Hassan Nasrallah dijo que la guerrilla libanesa intervendría si Israel ataca de nuevo al Ejército de su país.

Según la versión israelí, un francotirador del Ejército libanés impactó a dos oficiales del Estado judío mientras observaban una operación de seguridad cerca de la valla de la "Línea Azul" de la ONU.

El Ejército libanés dice que primero lanzó disparos de advertencia y que entonces los israelíes atacaron a sus soldados. Luego se produjo un operativo de Israel con tanques y artillería.

Estados Unidos ha provisto más de US$720 millones en asistencia al Ejército libanés desde el 2006, de acuerdo al sitio en internet de la embajada estadounidense.

Consultado si Washington confiaba en que el Ejército del Líbano no sería "manipulado por un grupo particular", el portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, afirmó: "Apoyamos al Gobierno civil del Líbano".

"Y pensamos que mejorar la capacidad y desarrollo del Gobierno libanés, incluyendo el sector de seguridad, contribuye a la estabilidad en la región y es de nuestro interés", dijo.