Trípoli. Aviones occidentales atacaron por quinta noche a Libia este jueves, pero hasta el momento no han logrado impedir que los tanques de Muammar Gaddafi disparen contra ciudades en poder de rebeldes o sacar sus vehículos blindados desde un punto estratégico en el este del país.

Los tanques de Gaddafi se acercaron a Misrata al amparo de la oscuridad y comenzaron a disparar contra el área cerca del hospital principal, dijeron residentes y rebeldes, reanudando su ataque luego de que sus armas fueron silenciadas durante el día por los ataques aliados.

Francotiradores de gobierno en la ciudad, la tercera más grande de Libia, no fueron detenidos por los bombardeos y continuaron disparando indiscriminadamente durante ellos, dijeron residentes.

Un portavoz rebelde dijo que los francotiradores habían matado a 16 personas.

"Tanques de gobierno están acordonando el hospital Misrata y bombardean la zona", dijo un médico brevemente por teléfono antes de la línea se cortara.

Fue imposible verificar de forma independiente los informes.

Efectos. Una fuerte explosión fue escuchada en la capital, Trípoli, en las primeras horas del jueves y podía verse humo surgiendo desde un área donde se encuentra una base militar.

Funcionarios libios llevaron a periodistas a un hospital de Trípoli el jueves temprano para que vieran lo que dijeron eran los cuerpos carbonizados de 18 efectivos militares y civiles que murieron por los ataques aliados durante la noche.

El Ejército de Estados Unidos dijo que había establecido con éxito una zona de exclusión aérea sobre las zonas costeras de Libia y había pasado a atacar los tanques de Gaddafi.

Gran cantidad de misiones. Los aliados han volado 175 misiones en las últimas 24 horas, y Estados Unidos ha realizado 113 de ellas, afirmó un comandante estadounidense.

Gran Bretaña dijo el jueves que había lanzado misiles guiados Tomahawk desde un submarino clase contra defensas aéreas libias como parte del plan de la coalición.

El ministro de Defensa francés, Gerard Longuet, dijo que su país destruyó unos 10 vehículos blindados libios durante tres días.

El gobierno libio niega que su Ejército esté realizando cualquier operación ofensiva y dice que sus tropas sólo se están defendiendo cuando son atacadas.

Pero un residente en Zintan, al suroeste de Trípoli, dijo que las fuerzas del Gaddafi están reuniendo más tropas y tanques para bombardear la ciudad en poder de los rebeldes.

Las fuerzas rebeldes en el este aún están detenidas afuera de la estratégica ciudad de Ajdabiyah luego de intentar recapturarla por más de tres días.

La televisión estatal libia dijo que aviones occidentales atacaron Trípoli y Jafar, al suroeste de la capital.

"Objetivos militares y civiles fueron atacados por los cruzados colonialistas", indicó la televisión.

Funcionarios del gobierno de Libia han acusado a las potencias occidentales de matar a decenas de civiles, pero no han mostrado a la prensa las pruebas de tales muertes en la capital. Funcionarios militares de Estados Unidos negaron cualquier víctima civil en los ataques aéreos.

Mientras seguían los combates, la OTAN fracasó nuevamente en el propósito de tomar el mando de las operaciones militares de Estados Unidos, principalmente debido a las objeciones de Turquía, dijeron diplomáticos.