Pekín. La líder del movimiento pro democracia de Myanmar, Aung San Suu Kyi, salió este sábado de su casa para saludar a sus seguidores tras siete años de arresto domiciliario, luego que las autoridades retiraron a policías y barricadas en el sector en señal de que habría sido liberada.

La agencia de noticias Xinhua reportó previamente que la premio Nobel de la Paz fue liberada por las autoridades militares birmanas, sin revelar más detalles o fuentes.

Sin embargo, no hubo comentarios oficiales respecto a la excarcelación de la activista por parte del Gobierno o de su partido.

Suu Kyi ha pasado 15 de los últimos 21 años en detención.

"Hay un momento para estar en silencio y un momento para hablar. La gente debe trabajar en unidad. Sólo entonces podremos alcanzar nuestra meta", afirmó ante miles de sus seguidores a las puertas de su hogar junto a un lago.

Después, Suu Kyi ingresó de nuevo a su residencia para la primera reunión en siete años con su partido Liga por la Democracia.

La última detención data de agosto pasado, cuando una corte determinó que había violado una ley que protege al Estado contra "elementos subversivos" al permitir que un estadounidense se quedara en su casa por dos noches.

Cerca de 1.000 personas, entre ellos numerosos periodistas, se reunieron durante el día cerca de su casa, y varios cantaban "liberen a Aung San Suu Kyi" y "Larga vida a Aung San Suu Kyi", mientras otros vestían camisetas con mensajes en favor del término al arresto domiciliario.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acogió la supuesta liberación de Suu Kyi, señalando que debió ocurrir mucho antes.