Lima. El jefe del grupo rebelde peruano Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y su pareja desde hace dos décadas, la líder guerrillera Elena Yparraguirre, se casaron este viernes en un penal de máxima seguridad, luego de años pidiendo ese beneficio mientras pagan condenas de cadena perpetua.

Guzmán, de 75 años y quien fundó uno de los movimientos guerrilleros más violentos de América Latina de las últimas décadas, cumple una condena de prisión perpetua por el delito de terrorismo y violación a los derechos humanos en Perú.

"Se ha realizado el matrimonio civil (entre Guzmán e Yparraguirre) en las instalaciones de la base naval", dijo el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), Rubén Rodríguez, a la radio local RPP.

El líder senderista y su compañera Yparraguirre -número dos del grupo- son pareja desde hace unos 20 años pero están encarcelados en penales diferentes.

El matrimonio entre Guzmán e Yparraguirre les otorgaría la posibilidad de verse una vez cada uno o dos meses, según sus abogados. Ambos no se han visto desde octubre de 2006, cuando fueron condenados por la justicia peruana.