Copiapó. Los 33 mineros atrapados bajo 700 metros de roca en el norte de Chile desde hace más de dos meses comenzarán esta medianoche a recuperar sus vidas, podrán abrazar a sus seres queridos, curar sus heridas y dejar sus nombres grabados en la historia.

Se espera que uno a uno los protagonistas de esta epopeya vayan tomando coraje para ingresar a una angosta cápsula que apenas les permite mover sus manos, para luego esperar que una enorme grúa los ice durante 15 a 20 minutos hasta llegar a la superficie. 

Durante las últimas semanas los mineros se han mostrado tranquilos, han colaborado con el operativo de rescate, han hecho ejercicios y han recibido regalos.

Algunos medios locales reportaban este martes que el rescate podría comenzar antes de la medianoche.

Pero en las últimas horas comenzaron a mostrar señales de nerviosismo y así se lo han comunicado a sus familias, que desde hace dos meses esperan este día.

"Estoy más ansiosa ahora que cuando supe que los 33 estaban vivos", dijo Antonia Godoy, madre de Richard Villarroel, que espera un hijo en los próximos meses.

Para el momento del rescate se espera la presencia del presidente chileno, Sebastián Piñera, así como de su par boliviano, Evo Morales, dado que uno de los 33 mineros nació en ese país. Algunos medios locales reportaban este martes que el rescate podría comenzar antes de la medianoche.

Ya el ministro de Minería, Laurence Golborne, había dicho el lunes que poder adelantar la operación sería "maravilloso".

Apenas emerjan del ducto, los mineros serán retirados de la cápsula -que ya fue probada por los rescatistas sin que se reporten problemas- e inmediatamente llevados a un hospital móvil para revisar su condición clínica y psíquica. También serán estabilizados con medicamentos.

Luego llegará el momento del reencuentro con un selecto grupo de familiares, antes de partir en helicóptero hacia un hospital de la ciudad de Copiapó.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo que en hospital los mineros serán "tratados como reyes".

"Están las camas dispuestas, los útiles de aseo personal, la ropa, cada unidad con posibilidad de proporcionar oxígeno, aspiración por si hay que extraer secreciones y con un monitor muy moderno que permite evaluar distintos parámetros en forma continua", dijo Mañalich en una visita al hospital.

La cobertura periodística del evento se ha multiplicado en los últimos días para poder mostrar al mundo la gran hazaña.

Pero el portavoz de la Asociación Chilena de Seguridad, que dialogó con los mineros y hasta les dio consejos sobre cómo enfrentar las preguntas de los periodistas, dijo que ellos han valorado la tarea de la prensa, pero aseguró que "sólo han pedido un poco de tiempo para recuperarse y estar con sus familias".