Rio de Janeiro, Xinhua. El número de muertes por el temporal de lluvia y viento que afectó la noche del domingo y la madrugada del lunes la región serrana del estado de Río de Janeiro subió a 27, apuntaron este martes fuentes oficiales, tras la descubierta durante el día de once cadáveres.

El secretario de Defensa Civil de Río de Janeiro, Sergio Simoes, apuntó que la última víctima es un hombre que estaba intentando ayudar a otras víctimas cuando fue sepultado por un nuevo alud en el municipio de Petrópolis, el más afectado por las lluvias, y que se suma a un jóven encontrado hoy martes sin vida por los equipos de rescate, a otros dos menores que fueron arrastrados por una riada y a otras dos personas que murieron en un hospital.

Además, los bomberos informaron haber encontrado cinco cadáveres más durante las tareas de rescate, en las que participan 250 bomberos, policías y agentes de Defensa Civil para buscar a ocho personas que todavía siguen desaparecidas en Petrópolis, ciudad en la sierra de Río de Janeiro de unos 300.000 habitantes y a unos 70 kilómetros de la capital regional, Río de Janeiro.

Al menos 18 personas contiúnan hospitalizadas debido a las heridas sufridas, tres de ellas de gravedad, mientras que 1.500 personas se encuentran refugiadas tras haber perdido sus casas, según datos del Ayuntamiento de Petrópolis.

De acuerdo al servicio meteorológico, la tempestad que comenzó el pasado domingo por la noche concentró en cuestión de unas pocas horas toda la lluvia esperada para el mes de marzo en esa zona.

La región serrana de Río de Janeiro sufre cada verano austral con intensos aguaceros, que en enero de 2011 causaron un desastre que dejó cerca de un millar de muertos, en lo que es la peor catástrofe natual de la historia de Brasil.