Ginebra, Andina. Más de un millón 200 mil personas han sido afectadas por las lluvias e inundaciones que azotan a México y América Central, aunque la cifra que podría aumentar debido a la cercanía del huracán Rina, informó este marte las Naciones Unidas (ONU).

La vocera de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), Elisabeth Byrs, consideró "muy probable que la cifra de afectados por las inundaciones aumente dado que las lluvias persistirán en la región".

En reunión de prensa, Byrs señaló que en el estado de Tabasco (México) se han registrado 200 mil damnificados en 17 municipios y el gobierno de ese país ha emitido alertas de emergencia en otros dos municipios de la entidad, Jalpa y Cárdenas, así como en el norte del estado de Chiapas.

Según la ONU, 69% del territorio de El Salvador fue azotado por las lluvias de la depresión tropical 12-E, que hasta el momento ha dejado más de 300 mil damnificados y otras 56 mil han sido desplazadas de sus hogares.

Indicó que se evalúa lanzar un llamado urgente similar para otros países de la región, donde a causa de las lluvias han muerto más de 100 personas, informó Notimex.

Los desastres provocados por las lluvias de casi dos semanas en El Salvador, además del costo en vidas humanas y miles de damnificados, son incalculables los daños a cultivos, infraestructura vial y destrucción de miles de viviendas.

En Guatemala, se contabilizaron 528 mil afectados por las severas inundaciones, en Honduras 59 mil, en Nicaragua 150 mil y en Costa Rica más de mil personas, sin embargo, "la cifra va en aumento rápidamente", indicó.

En tanto, los presidentes de Centroamérica, reunidos en el Aeropuerto Internacional de Comalapa, en El Salvador, firmaron este martes una Declaración en la que llamaron al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo a dar "su valioso apoyo para la reconstrucción".

El pedido también fue a la Organización para la Agricultura y la Alimentación y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, entre otros, a fin de captar recursos para la pronta reconstrucción de la zona afectada por el fenómeno, que ha dejado cuantiosas pérdidas económicas.

Además, los gobernantes del istmo instaron a los países ricos -que son los responsables de los efectos del cambio climático- a reducir de manera significativa los gases invernadero y que se "reconozca a la región como una zona vulnerables a causa de éstos".

De otro lado, el servicio meteorológico indicó que el huracán Rina, categoría 2, con vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora, se encuentra en el mar frente a Honduras a 150 kilómetros al noroeste de Barra Patuca, en el departamento Gracias a Dios y a 290 kilómetros al este de la Isla de Roatán.

Rina se desplaza a seis kilómetros por hora hacia la costa este de la Península de Yucatán, en México, lo que podría afectar a la isla de Cozumel y Cancún.

El epicentro de Rina se encuentra a 335 kilómetros de las islas Caimán, donde se pronostican unos 100 mililitros de lluvia y a 515 kilómetros de Chetumal, en México, por lo que existe altas posibilidades de que se sienta en la Península de Yucatán después de 24 horas.