Tegucigalpa. La muerte de cuatro personas, una desaparecida, casas y carreteras destruidas, centenares de damnificados y albergados es el resultado de las fuertes lluvias que azotaron la zona norte de Honduras.

Las víctimas mortales fueron identificadas como Óscar Mauricio Ordóñez Álvarez, de 19 años, originario de Linaca, Choluteca; Víctor Manuel Cardona Chirinos, de 20, de Esparta, Atlántida; y Ramón David Green Aranda, de 22 años, originario de la comunidad de San Juan, Tela, Atlántida, todos ellos miembros del Primer Batallón de Infantería Marina, con sede en La Ceiba.

La otra persona que falleció a causa de las lluvias es Lorenzo Cruz, de 74 años de edad. Mientras que la persona que aún se encuentra desaparecida responde al nombre de Luis Miguel Castillo y que se desempeña como "guardarrecursos" de la reserva ecológica Cuero y Salado.

De acuerdo a los informes de las autoridades, los tres uniformados que formaban parte de la Fuerza Naval de Honduras perecieron a raíz del fuerte oleaje que imperaba en la zona costera al momento en que andaban en la búsqueda de Lorenzo Cruz, pues la fuerza del agua hizo que perdieran el control de la lancha que inmediatamente se dio vuelta y murieran tres de los cuatro ocupantes.

El sobreviviente de la tragedia es el sargento Rodas Estrada, pues les acompañaba en la búsqueda de la persona que minutos antes les habían informado que había sido arrastrado por las fuertes corrientes de uno de los ríos cercanos a la reserva ecológica Cuero y Salado, a unos mil quinientos metros de la bocana La Ensenada. Los cuerpos de socorro siguen en la búsqueda de Luis Miguel Castillo, pues aún no se sabe nada de él.

Pérdidas económicas. Además de la pérdida de las cuatro personas en el sector de Atlántida, en el departamento de Colón la agricultura, infraestructura y la ganadería han sido severamente golpeadas.

Para el caso en el municipio de Santa Rosa de Aguán, en el departamento de Colón, se contabilizan que 1.810 manzanas de arroz se perdieron porque los predios quedaron completamente inundados a causa de los torrenciales aguaceros que iniciaron el jueves y terminaron el viernes en horas de la noche. También se perdieron 150 manzanas de maíz y 30 manzanas de frijoles. Según informó a El Heraldo el alcalde de Santa Rosa de Aguán, Pablo Castro Gonzales, hay 500 manzanas de palma africana de un año inundadas y 1.200 manzanas que están producidas y de las que no se puede sacar el producto.

"Nos encontramos incomunicados porque el río Aguán por el puente La Burra ha rebasado el agua por la carretera que conduce a nuestro municipio especialmente donde se construye la caja puente", dijo.

También en las partes bajas del río Aguán se encuentran inundadas, donde los ganaderos reportan pérdidas al grado que se hace desalojo del ganado, pues hasta el momento se reporta la pérdida de 362 cabezas de ganado ya que fueron arrastradas por las fuertes corrientes de los ríos que pasan por el sector.

Las fuertes lluvias también destruyeron seis casas en la comunidad La Quince, mientras que en Los Encuentros resultaron destruidas completamente 15 viviendas. La parte de la infraestructura en la zona norte del país también ha sido afectada por las precipitaciones que tuvieron una duración de 48 horas.

Se informó que actualmente se encuentran incomunicados los pobladores de Santa Rosa de Aguán, Iriona, Colón y Balfate. El paso está interrumpido debido a que las planchas las cubre el agua de los ríos.

Además entre Bonito Oriental y otras comunidades no hay paso porque se han registrado derrumbes en tres cerros que están en el sector.

Tampoco por el puente Taujica en el sector de Colón hay paso debido a que cedió una de sus bases a causa de las fuertes corrientes de agua del río Taujica. En algunas comunidades del Bajo Aguán, especialmente en las zonas productivas, ya se habilitó el paso, pues maquinaria de la Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (Soptravi) realizó trabajos de forma inmediata, pues este es uno de los sectores donde se produce la mayor cantidad de arroz en el país.

En el municipio de Omoa en el departamento de Cortés también se reportó que al menos cinco viviendas fueron destruidas por las fuertes corrientes de los ríos que atraviesan la comunidad, al igual que varias vías de comunicación inundadas.