El ministro británico de Defensa, Phil Hammond, confirmó este sábado que "ha concluido" la toma de rehenes en la planta de gas de Im Ameras en el sureste de Argelia, en una operación en la que se han registrado muertos, sin precisar cifras.

"Son los terroristas los únicos que tienen la responsabilidad" en la pérdida de vidas, apuntó Hammond en una rueda de prensa junto al secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta.

Fuentes oficiales citadas por la agencia estatal argelina, APS, indicaron que al menos siete rehenes y once terroristas murieron este sábado en el asalto final del Ejército argelino a la planta de gas, situada junto a la frontera con Libia y propiedad de la empresa estatal argelina Sonatrach, que la explotaba conjuntamente con la británica BP y la noruega Statoil.

"Estamos hablando con el Gobierno argelino para saber exactamente la situación actual y el número de personas que han muerto y, si las hay, las personas que han sido rescatadas", apuntó Hammond.

El ministro británico de Defensa indicó que el Gobierno de Londres está en contacto con las autoridades argelinas, a las que expresó su apoyo en su objetivo de acabar con el terrorismo, al tiempo que confirmó que la crisis "ha concluido".

Hammond indicó que es "terrible" e "inaceptable" la pérdida de vidas causada por el asalto contra la planta de gas, que comenzó el pasado miércoles y corrió a cargo de un grupo salafista escindido de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y que está dirigido por el terrorista argelino Mojtar Belmojtar, quien al parecer no participó directamente en la acción.

"Seguimos decididos a derrotar al terrorismo y apoyamos al Gobierno argelino", recalcó Hammond.