Londres. En un lugar secreto de Londres en abril del 2002, nueve extremistas de derecha se reunieron para formar "Los Caballeros Templarios de Europa", un pequeño grupo que se comprometió a tomar el poder político y expulsar al Islam del continente.

Nueve años después, una de las personas presentes en ese encuentro causó el tipo de masacre que el grupo había considerado como una parte esencial de su campaña: el ataque con bomba y el tiroteo en el que murieron al menos 76 personas en Noruega.

Al menos esa es la versión de los eventos registrada en un intrincado manifiesto de 1.500 páginas escrito por Anders Behring Breivik, el hombre que se confesó como autor de los ataques del viernes.

Los servicios de seguridad de toda Europa están intentando descifrar si realmente es parte de una organización de extrema derecha que planifica atrocidades, si es un "lobo solitario" o un fanático.

Los expertos dicen que no hay evidencia que sugiera que Los Caballeros Templarios existen o se reunieron en Londres, pero advierten que sería un error descartar esa posibilidad por completo.

Policías británicos de alto rango dijeron que los movimientos de la extrema derecha están en aumento pero le falta la estructura organizada de otros grupos y tienden a ser "lobos solitarios".

"Pecar por prudentes", dijo Martin Feldman, que dirige el Grupo de Estudios Radicalismo y Nuevos Medios en la Universidad de Northampton y es un destacado especialista en extremismo de derecha en Gran Bretaña.

"Sólo porque son pocos y están fuera del radar no significa que no existen", afirmó.

En su manifiesto "2083-Una Declaración Europea de Independencia", Breivik dice que el grupo de Los Caballeros Templarios, una orden medieval de monjes guerreros de las Cruzadas, fue refundado para luchar contra la "actual yihad europea".

El anfitrión de la reunión fue un "protestante inglés" y asistieron personas de Francia, Alemania, Holanda, Grecia, Rusia, Serbia e Inglaterra. Miembros de Suecia, Bélgica y un "europeo-estadounidense" no pudieron participar.

"Nuestro principal objetivo es desarrollar PCCTS (Pobres Soldados de Cristo y del Templo de Salomón), templarios caballeros que se conviertan en el primer movimiento revolucionario conservador de Europa occidental en las próximas décadas", escribió.

Tema urgente. El abogado de Breivik dijo el martes que su cliente probablemente esté loco y Feldman afirmó que, si bien era poco claro que la reunión en Londres realmente haya ocurrido, sus declaraciones sobre otras células en Noruega y el exterior deben ser investigadas.

"Parece que es urgente analizar si hay otros capítulos en Europa sobre los llamados Caballeros Templarios", dijo Feldman.

La Policía Metropolitana de Londres, que controla las expresiones extremistas en Gran Bretaña, está ayudando a Noruega a investigar los ataques.

"Estamos analizando estos vínculos pero no ha aparecido nada que nos lleve a lanzar una gran investigación aquí", indicó una fuente policial.

El Ministerio del Interior dijo que no tenía registros sobre los movimientos de Breivik y los servicios de seguridad en Bélgica, Suecia y otros países nombrados por el hombre explicaron que estaban realizando controles, aunque no habían hallado evidencia de vínculos con el noruego hasta el momento.

Incluso si los Caballeros Templarios de Europa se formaron en el 2002, el grupo podría haberse desintegrado, dijo Richard English, del Centro de Estudios del Terrorismo y la Violencia Política de la Universidad de St. Andrews en Escocia.

Si la organización existió, Gran Bretaña sería un fuerte candidato para su sede, pues Breivik establece la reunión del 2002 en Londres y hace reiteradas referencias a la English Defence League (EDL), un grupo populista de extrema derecha y anti-islámico.

El EDL, que dice que no es racista, ha realizado muchas protestas en todo el país, muchas de las cuales terminaron en violentas confrontaciones con opositores.

La revista anti-fascista Searchlight dijo que Breivik intercambió mensajes con el EDL en los últimos meses utilizando el nombre Sigurd Jorsalfare, una referencia el Rey de Noruega del siglo XII quien encabezó una de las Cruzadas.

En un comunicado publicado en su sitio de internet, el EDL negó cualquier conexión oficial y dijo que el manifiesto del propio Breivik los había criticado.

"Nunca conocí personalmente a este hombre, nunca tuve una interacción con él, nunca traté con él", dijo el fundador del EDL, Stephen Lennon.

Crecimiento del extremismo. El grupo Detener la Islamización de Europa (SIOE, por su sigla en inglés), otra organización de extrema derecha revisada por Breivik, dudó de la existencia de los Caballeros Templarios.

"He investigado extensamente dentro de nuestra organización y no hay ningún vínculo en absoluto", dijo Stephen Gash, un nacionalista inglés del SIOE, a Reuters. "No creo que él esté afiliado a ninguna organización salvo la que inventó, esta de los Caballeros Templarios", añadió.

Policías británicos de alto rango dijeron que los movimientos de la extrema derecha están en aumento pero le falta la estructura organizada de otros grupos y tienden a ser "lobos solitarios".

Feldman dijo que incluso los "lobos solitarios" tienen a surgir de una comunidad o tienen partidarios que comparten la misma ideología, o su mismo objetivo violento.

"Estas son personas que dicen 'tengo que dar ese paso más y ser quien comience esta guerra civil'", comentó Feldman y añadió que el manifiesto de Breivik en sí mismo era un motivo de preocupación porque parecía un "kit para potenciales terroristas".

"Trae todo desde mezclarse hasta manuales de explosivos, cómo asesinar sin remordimientos y quién debe ser el blanco. Es uno de los documentos más escalofriantes que tuve la desgracia de leer", afirmó.