Los "indignados" de Wall Street iniciaron este lunes su cuarta semana de reclamos por la desigualdad social y el desequilibrio económico, con una nueva protesta en Manhattan y acompañados por la adhesión de otros movimientos en varias ciudades en Estados Unidos.

Con la convocatoria de una nueva asamblea general, los "indignados" agrupados en el distrito financiero de Nueva York, se movilizaron este lunes por la tarde al Washington Square Park para continuar sus reclamos de lograr "cambios en el país", según anunciaron desde su página oficial.

A su vez, en la capital estadounidense, los Occupy DC y la agrupación "Octubre 2011", mantienen sus acampes por separado con recitales y distintas actividades, mientras que en Los Angeles celebran su primer semana con festejos durante todo el día.

Bajo la coordinación de Occupy Together, "un centro no oficial de todos los eventos que surgen en el país en solidaridad con Occupy Wall Street", las movilizaciones son replicadas en algo más de mil ciudades en todo el territorio estadounidense.

En ese sentido, los organizadores en la Gran Manzana, aseguraron desde su sitio web que "para finales de mes estaremos en miles de ciudades en este país (y) en cientos de ciudades en otros países".

Nacido el 17 de septiembre por un grupo de jóvenes que inspirados en la "primavera árabe" comenzó un acampe pacífico en Wall Street, los protestantes comparten la consigna de ser el 99% que quiere finalizar con la "avaricia y corrupción del 1%" más adinerado del país.

No obstante este lema, en las miles de manifestaciones actualmente activas, se sumaron también otras organizaciones que como "Detener la máquina" o "Code Pink (Código Rosa)" buscan hacer oír su voz para frenar la guerra, así como otras que lo hacen por temas sociales o mediambientales, entre otros.

Sin fecha de finalización, los "ocupantes" planean seguir sus protestas indeterminadamente aunque el clima frio y de bajas temperaturas que pronto comenzará a llegar a ciudades como Nueva York o Washington, podría ser un condicionante para su normal desarrollo.

Si bien hasta el momento las movilizaciones alrededor del país fueron realizadas de forma pacífica, fueron registrados algunos enfrentamientos con la policía, como el ocurrido una semana atrás cuando 700 personas fueron detenidas por bloquear el puente de Brooklyn o las 10 que días atrás fueron llevadas por las fuerzas de seguridad de Los Angeles al ingresar a un banco - aunque Occupy Los Angeles señaló que no pertenecían a su agrupación.