Río de Janeiro. El gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva resolvió ir en ayuda del gobierno de Río de Janeiro en su lucha contra los narcotraficantes, donde la violencia ya suma más de 30 muertos.

Para ello se enviarán a la emblemática ciudad 800 efectivos de las Fuerzas Armadas que reforzarán el trabajo que está efectuando la policía, informó el ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim.

A través de un comunicado se informó que el presidente autorizó el refuerzo solicitado por el gobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral, que incluye también dos helicópteros y diez carros blindados, indicó BBC Mundo.

Este jueves vehículos blindados entraron por las calles llenas de humo de Río de Janeiro, mientras la policía combatía a bandas de narcotraficantes en las favelas por quinto día consecutivo.

La televisión en vivo mostró el intercambio de fuego entre presuntos narcotraficantes en las favelas de las laderas de colinas de las afueras de la ciudad, opacando a la glamorosa imagen internacional de Río de Janeiro.

La policía cercó la favela de Vila Cruzeiro, en la parte norte de la ciudad, considerada un bastión de una banda que se cree que habría ordenado los ataques.

La violencia comenzó el domingo cuando presuntos miembros de bandas de narcotraficantes atacaron a estaciones de policía y quemaron vehículos.

Las autoridades atribuyeron los asaltos a órdenes de narcotraficantes encarcelados y enfadados ante esfuerzos por parte de la policía para tomar el control de sus reductos en más de una docena de favelas.

*Con información de Reuters