Sohar, Omán. Manifestantes omaníes que demandan reformas políticas bloquearon este lunes una carretera que va hacia el principal puerto exportador y refinería del país, y un médico dijo que las muertes por choques con la policía se elevaron a seis en el sultanato del Golfo Pérsico.

Cientos de manifestantes bloquearon la entrada a la zona industrial de la ciudad costera de Sohar, que incluye un puerto, una refinería y una fábrica de aluminio. Obligaron a replegarse a cuatro vehículos militares que habían estado observando la escena.

"Queremos ver que el beneficio de nuestra riqueza petrolera sea distribuido de forma equitativa entre la población", gritó un manifestante con un altavoz cerca del puerto. "Queremos ver menos inmigrantes en Omán para que haya más empleos para los omaníes", declaró.

Los disturbios en Sohar, el principal centro industrial de Omán, fue un inusual brote de tumultos en el sultanato normalmente apacible que ha sido administrado durante cuatro décadas por el sultán Qaboos bin Said, y se produce tras una ola de protestas a favor de la democracia en el mundo árabe.

En un intento por calmar las tensiones, el Gobierno de Omán prometió el domingo crear nuevos empleos y entregar beneficios a los desempleados.

Un importante supermercado de Sohar estaba en llamas el lunes después de haber sido saqueado, dijeron testigos.

Los manifestantes irrumpieron el domingo en la estación de policía de la ciudad para tratar de liberar a detenidos, antes de incendiarla. También prendieron fuego a dos oficinas estatales.

Tráfico naviero y exportaciones. Además de protestas en las afueras de la zona industrial, también había disturbios en la rotonda Globe, con manifestantes enojados después de que la policía abrió fuego el domingo para afrontar a activistas que les lanzaban piedras, exigiendo reformas políticas, más empleos y mejores salarios.

Un grafiti pintado en una estatua decía: "La gente tiene hambre". Otro mensaje se leía: "No a la opresión al pueblo".

Cerca, las aceras estaban llenas de vidrios rotos de ventanas. Soldados omaníes fueron desplegados en la ciudad, pero no estaban interviniendo para dispersar a los manifestantes.

"No hay trabajo, no hay libertad de opinión. La gente está harta y quiere dinero. La gente quiere terminar con la corrupción", dijo Ali al-Mazroui, un joven desempleado de 30 años.

El tráfico naviero y las exportaciones de productos refinados de crudo desde el puerto de Sohar, que envía 160.000 barriles por día de una serie de productos, continuaban a pesar de que el flujo de camiones hacia el puerto estaba bloqueado, dijo una portavoz.

"Es verdad que los manifestantes están llevando adelante una protesta sin violencia", dijo a Reuters la portavoz. "El tráfico naviero de salida e ingreso no ha sido afectado por el momento", aseveró.

Un médico en el principal hospital de Sohar dijo que la cifra de muertos se había elevado a seis.

Testigos señalaron previamente que había dos fallecidos y un funcionario del gobierno sostuvo que una persona pereció en los choques del domingo. Algunos dijeron que la policía disparó municiones reales, mientras que otros vieron balas de goma.