Manama. Manifestantes bareiníes que acamparon en la plaza de la Perla en Manama presionaron este lunes por sus demandas de un nuevo gobierno, apoyados por una huelga de profesores que cerró varias escuelas.

"No enseñaremos hasta que el gobierno caiga", gritaban más de 1.500 profesores reunidos en la plaza en la capital bareiní.

Hasta 10.000 manifestantes repletaron la plaza de la Perla, en el centro de una semana de protestas lideradas por una mayoría de chiíes que exigen mayor influencia en el reino gobernado por suníes, un aliado cercano de Estados Unidos y Arabia Saudita.

Cerca del grupo de profesores se erigió una silla ladeada peligrosamente, representando al Gobierno, sobre una caja pintada de rojo.

Había flechas insertadas en la silla, que tenía un rifle pegada a ella. Las flechas tenían etiquetas como corrupción, desempleo, nacionalización y la sangre de los mártires.

"A los ojos de las personas el gobierno ya cayó", dijo Amir Ahmed, un empleado del sector petrolero de 38 años.

La oposición exige una verdadera monarquía constitucional que le entregue a los ciudadanos un papel mayor en un gobierno de elección directa. También pide la liberación de prisioneros políticos.

El rey Hamad bin Isa al-Khalifa le pidió a su hijo, el príncipe de la corona, conducir un dialogo con todas las partes, pero tras el derrame de sangre en las calles, los partidos de oposición están alerta.

Un líder chií de oposición, juzgado en ausencia en Bahréin por intentar derrocar al gobierno, indicó que volverá a su país desde Londres este martes, elevando las tensiones en el enfrentamiento entre el Gobierno y sus enemigos.

Una actualización en su perfil de la red social Facebook indicó que HassanMushaimaa, líder del Movimiento Haq para la Libertad y la Democracia, planeaba "ver si este Gobierno es serio respecto al diálogo y sobre si lo arrestará o no".

El movimiento Haq disputa la legitimidad del proceso de reforma lanzado por el rey una década atrás y boicotea elecciones. Se escindió del principal grupo de oposición chií de Bahréin Wefaq cuando participó en una votación parlamentaria en 2006.

Los líderes de Haq han sido arrestados frecuentemente en los últimos años, sólo para recibir indultos reales.