Toronto. Anarquistas vestidos de negro se enfrentaron el sábado con policías antidisturbios cerca del lugar de la cumbre de líderes mundiales en Toronto, en la mayor manifestación en la semana de protestas contra las conversaciones del Grupo de las 20 (G-20) mayores economías desarrolladas y emergentes.

Los organizadores habían dicho que la manifestación contra la cumbre del G20 sería pacífica y miles de personas se habían unido a la protesta a mitad de la tarde.

Un periodista de Reuters vio a un puñado de manifestantes levantando revestimiento de concreto del camino de la marcha antes de los enfrentamientos entre las dos partes. La policía usó sus escudos plásticos para empujar a los manifestantes de nuevo hacia la multitud.

Grupos anarquistas habían prometido acompañar la marcha pacífica, pero dijeron que se desprenderían y retarían a la policía en la barrera, una cerca de acero que impide el acceso a hoteles centrales y al centro de convención donde se iban a reunir lo líderes.

"Debería darles vergüenza, así es como luce un estado policial", cantaban los manifestantes, mientras más de 100 policías los seguían de cerca. La autoridad del tránsito de Toronto cerró una línea del metro que corre cerca del lugar de la manifestación.

Grupos opuestos al G20 han estado manifestando en Toronto toda la semana anterior a la cumbre, que sigue a una reunión más pequeña del Grupo de las Ocho naciones industrializadas en la ciudad turística de Huntsville.

Canadá ha invertido más de 1.000 millones de dólares canadienses (US$970 millones) para la seguridad de las dos cumbres.

La policía esta semana arrestó a un hombre y a una mujer a algunas cuadras del sitio de la cumbre y dijo que se les hallaron artefactos incendiarios.

Por la noche, la policía realizó allanamientos en casas de organizadores sospechosos de la protesta en Toronto y arrestó a cuatro personas por cargos de conspiración para causar daños, en lo que la policía dijo que era un movimiento vinculado con la protesta.

Cerca de 2.000 manifestantes se enfrentaron a la policía el viernes en una protesta que la policía detuvo a pocas cuadras del consulado de Estados Unidos y de la barrera de seguridad del G20.