Rabat. Unos 900 activistas marroquíes de derechos humanos salieron este domingo a las calles de Rabat en una inusual protesta contra lo que describen como abusos generalizados por parte de las autoridades, incluyendo detenciones ilegales y torturas.

Los manifestantes corearon: "¡Cierren ahora los centros de detención ilegal!" y "¿Dónde está el respeto por los derechos humanos y la verdad?".

Ningún funcionario marroquí estuvo disponible inmediatamente para hacer comentarios sobre la protesta, pero el gobierno ha dicho varias veces que su compromiso para mejorar y proteger los derechos humanos es irreversible.

Marruecos fue elogiado internacionalmente por mejorar su historial de derechos humanos tras la llegada del monarca reformista Mohamed VI en 1999 luego de la muerte de su padre Hassan II, durante cuyo mandato cientos de personas fueron torturadas y murieron a manos del gobierno.

Sin embargo, grupos de derechos humanos dentro y fuera del país alegan que el historial de derechos humanos se ha deteriorado desde el 2003, cuando se lanzó una ofensiva contra militantes vinculados a Al Qaeda.

"La realidad de las condiciones de derechos humanos desmiente totalmente la afirmación del gobierno de una mejora. Detenciones ilegales, torturas y medidas represivas contra la libertad de expresión son generalizadas ahora", dijo Abdeslam Abdelilah, vicepresidente de la independiente Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH).

Periodistas independientes y funcionarios de seguridad presentes en la marcha estimaron el número de manifestantes en unos 900. Las fuerzas de seguridad han disuelto protestas similares en el pasado, pero no intervinieron en la manifestación de este domingo.