Tegucigalpa. Un total de 1.414 personas sobrevivientes del delito de trata y tráfico de personas fueron atendidas por la Red de Servicios Integrados de Protección para víctimas de Trata en Honduras.

Un informe que dio a conocer CHF Internacional Honduras, establece que de las personas atendidas por el programa, que inició en mayo de 2009 y finalizó en enero de 2011 (financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos), 57 sufrieron trabajos forzados; 230 explotación laboral; 21 explotación sexual laboral; 9 fueron secuestradas; 1 servidumbre y 1.096 de tráfico ilegal o migración irregular.

Milton Funes, director de CHF Internacional en Honduras, comentó que lo que se hizo en un período de 21 meses fue brindar ayuda a las víctimas donde se incluye el servicio de hospedaje y alimentación temporal, asistencia psicológica e inserción laboral para que puedan desenvolverse de manera normal dentro de la sociedad.

Modalidad. Funes reiteró que las personas a las que se les dio atención fueron víctimas en diversas modalidades, destacándose la explotación laboral como uno de los tipos de trata de personas más grandes del total de la población que se le brindó atención.

Luego se destaca la explotación sexual comercial, seguido del trabajo forzado por las personas que se dedican al "narcomenudeo", pues es una labor que está relacionada con el narcotráfico.

También se destaca, pero en menor escala, el tráfico de órganos. El informe establece que las personas más vulnerables para la trata de personas son las mujeres y los niños.

Factores. Se ha llegado a la conclusión de que entre los factores que están relacionados y contribuyen para que se de este flagelo, se encuentran: la pobreza, el narcotráfico y la delincuencia.

La mayoría de las personas afectadas han emigrado, por lo que han sido victimizadas en México cuando van en ruta hacia Estados Unidos.

Manuel Capellín, director de Casa Alianza en Honduras, comentó que se ha descubierto que hay muchos hondureños que son víctimas del tráfico ilegal de personas.

En la ruta de Guatemala y México se ha podido detectar que hay personas adultas que son explotadas laboral y sexualmente. Además de lo anterior, también se da la explotación sexual infantil.

"Esto es muy preocupante y pensamos que es un gran negocio para los que cometen este tipo de delitos y a lo mejor el país no está haciendo los mejores esfuerzos para revertir esta situación y se pueda cambiar la problemática a la que tenemos que prestarle mucha atención" dijo Capellín.

Mary Isabel Salgado Pérez, víctima de la trata de personas recordó lo que tuvo que pasar.

Esta mujer de 36 años, madre de cuatro hijos, fue explotada laboralmente por cinco meses en Veracruz.

Lo más lamentable es que al intentar ingresar a Estados Unidos, Mary perdió sus dos piernas al ser arrollada por el tren en el que viajaba. "Dios me quitó las piernas, pero no me quitó la vida", dijo Salgado Pérez.