Más de 20 municipios del estado brasileño de Río Grando Sul cancelaron las fiestas de carnaval que iban a comenzar la próxima semana, en señal de duelo por el incendio de la discoteca Kiss, que dejó 235 muertos y más de un centenar de heridos en la ciudad de Santa María, informaron el miércoles medios digitales.

La mayoría de las ciudades que cancelaron el carnaval son de la región central de Río Grande do Sul, donde está ubicada la ciudad universitaria de Santa María poblada por 261.000 habitantes y consternada por la tragedia ocurrida el pasado domingo.

En Santa María, las celebraciones y actos oficiales relacionados con el carnaval se eliminaron el día de la tragedia por un decreto del alcalde Cezar Schirmer, quien estableció luto de 30 días en el municipio.

Además de Santa María cancelaron el carnaval las localidades de Jaguari, Agudo, Dona Francisca, Faxinal do Soturno, Sao Joao do Polesine, Nova Palma, Ivorá, Formigueiro, Santiago, Sao Martinho da Serra, Sao Sepé, Silveira Martins, Santa Margarida do Sul y Toropi.

También lo hicieron los municipios de Pinhal Grande, Restinga Seca, Cerro Largo, Santa Bárbara do Sul, Tupanciretá, Pejucara y Cachoeira do Sul, según el portal de noticias G1.

El carnaval en todo Brasil se celebrará del 8 al 12 de febrero próximo.

La mayoría de las víctimas mortales eran estudiantes de la universidad de la ciudad que participaban en una fiesta de alumnos de diferentes carreras y muchos de ellos eran oriundos de ciudades vecinas a Santa María.

Las autoridades investigan si un artefacto pirotécnico encendido por un cantante de la banda Gurizada Fandangueira, que se presentaba en la madrugada del domingo pasado en la discoteca, fue el causante del incendio.

También tratan de comprobar si el establecimiento no reunía las condiciones de seguridad necesarias para funcionar, lo que agravó la tragedia.