Tokio, Andina. Más de la mitad de las víctimas del terremoto de 9 grados en la escala de Richter y el posterior tsunami del 11 de marzo de este año en Japón eran ancianos, según informó la Policía Nacional de ese país.

La policía informó que de las víctimas en Iwate, Miyagi y Fukushima, las regiones más afectadas, casi el 55% tenía 65 años o más y la gran mayoría murió ahogada.

El último balance cifra el número de fallecidos en 13.843. Los desaparecidos superan los 14 mil, señala la BBC.

La crisis también obligó a más de 200.000 personas a continuar refugiadas en 1.900 centros de evacuación a raíz del desastre.

Se contabiliza, además, al menos 18 mil casas destruidas y más de 130.000 edificios dañados, especialmente en las zonas costeras del noreste japonés.

De acuerdo con medios locales, se teme que el número de víctimas aumente, pues en el desastre habrían perdido la vida familias enteras y es posible que no se haya informado a la policía de su desaparición.