Brasilia. Al menos 34 personas, 15 de ellas miembros de comunidades indígenas, fueron asesinadas en medio de conflictos por la propiedad de la tierra en Brasil durante 2013, según un informe difundido este sábado.

El estudio fue elaborado por la Comisión Pastoral de la Tierra, organismo vinculado al Episcopado brasileño, y alerta en particular que el número de indios asesinados en 2013 por cuestiones vinculadas a la tierra es el mayor registrado en un mismo año desde 1985.

El número de indios asesinados en 2013 por cuestiones vinculadas a la tierra es el mayor registrado en un mismo año desde 1985.

Según el informe, la etnia yanomami ha sido la principal víctima de los conflictos por la propiedad de la tierra durante el año 2013, cuando cinco de sus miembros fueron asesinados en el estado de Roraima, en la frontera con Venezuela.

Otros cuatro asesinatos ocurrieron en el estado nororiental de Bahía, donde cuatro indios de la etnia tupinambá fueron asesinados en medio de disputas con hacendados de esa región.

Las otras 19 víctimas de la violencia en el campo fueron, según la Comisión Pastoral de la Tierra, pequeños campesinos y pescadores, todos asesinados en hechos en los que se sospecha la participación de pistoleros a sueldo.

En parte, el informe atribuyó el alto grado de violencia en el campo brasileño a las demoras del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff en el proceso de demarcación de tierras indígenas, que contribuye a mantener la "conflictividad" en las disputas por la propiedad.