Monterrey. Cientos de niños y estudiantes universitarios fueron evacuados de sus centros de estudio este martes en Matamoros, sobre la frontera de México con Estados Unidos, a raíz de una serie de amenazas de bomba luego de que marinos mataran a uno de los líderes del cártel del Golfo.

Antonio Ezequiel "Tony Tormenta" Cárdenas, hermano del antiguo líder del cártel Osiel Cárdenas -quien cumple condena en Estados Unidos- fue abatido en un enfrentamiento con marinos el viernes, pero su cuerpo no fue mostrado por las autoridades y ningún funcionario ha confirmado su sepelio.

Analistas esperan que la muerte de Cárdenas intensifique la ola de violencia que ya tiene atemorizados a los pobladores de amplias zonas del norteño estado de Tamaulipas, donde se ubica Matamoros y es sede del cártel del Golfo, y el vecino Nuevo León cuya capital es Monterrey, la ciudad más rica del país.

Cerca de 400 estudiantes de medicina y empleados de la Universidad Autónoma de Tamaulipas en Matamoros fueron desalojados luego de que se recibiera una llamada telefónica alertando de una bomba en el edificio, mientras que 10 colegios recibieron amenazas similares el lunes.

Todas fueron falsas y nadie resultó herido. Pero los bloqueos de avenidas y los tiroteos se han intensificado en todo Matamoros y en la cercana Reynosa y en Monterrey.

"Estamos todos muy temerosos de lo que viene. Ya es zona de guerra aquí y va a empeorar", dijo en Matamoros un trabajador de un lavadero de coches que se identificó como Julio.

El cártel del Golfo libra sangrientas luchas contra su antiguo brazo armado, los Zetas, que rompieron en marzo con el cártel y han protagonizado algunos de los episodios más terribles de la guerra del narcotráfico en México.

Más de 31.000 personas han muerto desde que el presidente Felipe Calderón asumió, en diciembre de 2006, y lanzó operativos frontales con policías y Ejército contra los cárteles, que se enfrentan entre sí en la lucha por territorios y contra las fuerzas de seguridad.

El secretario de Seguridad Pública de Tamaulipas, Antonio Garza, dijo que las amenazas de bomba intentan crear "psicosis" entre la población a raíz de la muerte de Cárdenas.

"Están con la psicosis propia que se vive en la zona y con llamadas de gente que trata de hacer más crítica la situación con llamadas falsas", dijo Garza.

Cárdenas murió en medio de tiroteos que duraron horas y que incluyeron lanzamiento de granadas luego de que los marinos lo encerraran en una casa en el centro de Matamoros.

No existen fotos del cuerpo de Cárdenas. Periodistas y fuentes de Protección Civil en Matamoros dijeron que fue sepultado el lunes, pero las autoridades han declinado hacer comentarios sobre el tema.