México DF. Autoridades de México presentaron este jueves a Ovidio Limón Sánchez, considerado un operador clave del cártel de Sinaloa, la más poderosa organización del narcotráfico en el país, y quien era requerido por el Gobierno de Estados Unidos.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ofrecía una recompensa de hasta cinco millones de dólares por información que condujera a su captura y estaba requerido desde 2009 por una corte de California.

Limón fue capturado por el Ejército en la norteña ciudad de Culiacán, capital del estado de Sinaloa, cuna del cártel que dirige el capo narco Joaquín "El Chapo" Guzmán, considerado el mayor narcotraficante de América Latina y a quien la revista Forbes incluye en su lista de los hombres más poderosos.

"Con la detención de Limón Sánchez se afecta significativamente a la organización criminal de Guzmán Loera en su capacidad de tráfico, operación y trasiego de cocaína, debilitando la obtención de recursos financieros", dijo el portavoz de la Secretaría de la Defensa, Ricardo Trevilla, en conferencia de prensa.

Limón sería extraditado a Estados Unidos, añadió.

El Gobierno del presidente de México, Felipe Calderón, quien lanzó desde finales del 2006 operativos frontales con soldados y policías contra los cárteles del narcotráfico, se ha anotado significativas victorias con la captura o muerte de varios líderes de estas organizaciones.

Sin embargo, analistas creen que los cárteles no se han debilitado y las capturas de líderes han dado paso a la fractura de algunos de ellos y generado más violencia en la lucha por el liderazgo.

Más de 45.000 personas han muerto desde que comenzaron los operativos, muchas de ellas en enfrentamientos de sicarios entre sí, pero también han muerto o desaparecido inocentes, lo que ha levantado fuertes críticas contra el Gobierno.