Ciudad México. México aún no se repone del impacto por el ataque al Casino Royale que dejó un saldo de 52 personas muertas.

La policía de Monterrey ha redoblado su vigilancia, mientras que la policía federal se trasladó hasta la zona con 1.500 efectivos.

Los federales tendrán a su cargo la seguridad de Nuevo León y además liderarán las tareas de búsqueda de los autores materiales del crimen.

Desde la Ciudad de México partieron "300 efectivos militares a bordo de dos aviones de la Fuerza Aérea Mexicana con destino a la ciudad de Monterrey", informó la Secretaría de la Defensa Nacional en un comunicado replicado por el diario El Informador.

Mientras que otros mil 200 efectivos estarán desplegados en un plazo máximo de 72 horas en Monterrey.

"El presidente Calderón refrendó su compromiso con el estado, va haber incremento y más presencia de fuerzas federales en Nuevo León, tanto de la Policía Federal Preventiva como del Ejército", declaró el alcalde, Fernando Larrazabal Bretón.

Calderón califó a los autores del atentado como "verdaderos terroristas" y anunció que pondrán "los recursos legales, institucionales y económicos para averiguar quiénes son los responsables".

En declaraciones a CNN México, el mandatario dijo que reforzarán la presencia de las fuerzas federales en la ciudad donde ocurrió el atentado, al tiempo que señaló que viajará en las próximas horas a la zona.

"Ellos (los criminales) no son ni pueden ser dueños de nuestras calles, de nuestras ciudades y de nuestro futuro”, manifestó.

En otro momento, el presidente mexicano mandatario pidió al Congreso dotar a las autoridades locales de certidumbre y atribuciones para enfrentar a estas amenazas para la seguridad nacional.

"Es el más grande atentado contra la población que haya visto el país en mucho tiempo. (...) Fue un acto de terror y barbarie", precisó.

"Pido al Poder Judicial revisar su estructura e integrantes. (...) La verdad real, la que preocupa al pueblo es que esos criminales están en las calles sin castigo", refirió.