Desde 2001 las Fuerzas Especiales del Ejército mexicano han registrado la deserción de 1.680 militares con alto entrenamiento táctico y altamente letal, los que se encuentran desaparecidos y sin conocimiento de su paradero o bien, si se unieron a las filas del crimen organizado.

De acuerdo a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en los últimos dos años, pese a un aumento salarial de 100% desde 2006 para los efectivos de fuerzas especiales, se han registrado deseciones de 121 soldados de élite.

Dichas deserciones, según informa Milenio, se ha producido en un período de irrupción a escala nacional en México del cártel de Los Zetas, organización criminal fundada precisamente por ex militares de elite.

La Defensa Nacional reconoció que no se ha creado un programa para dar seguimiento a los desertores ni existe forma de saber adónde fueron a parar estos militares.

Perfil de soldado de elite. No existe un perfil público al respecto, ya que la información se encuentra clasificada por las autoridades mexicanas.

Sin embargo, un listado de los cursos más recientes ofrecidos por el Pentágono al Ejército mexicano da una idea del perfil con el que cuentan esos militares, así como sus estudios y conocimientos.

Entre éstos, destacan conocimientos en antiterrorismo, buceo de guerra, preparación pararanger y paracaidismo, entre otros.