Los 513 inmigrantes provenientes de varios países que fueron encontrados escondidos en dos camiones de carga, en Tuxtla Gutiérrez, serán deportados.

Las autoridades mexicanas trasladaron ayer a una estación migratoria en la ciudad de Tapachula, frontera con Guatemala, a los indocumentados originarios de Centroamérica y Asia.

En Tapachula iniciará el proceso de deportación, dijo un vocero del Instituto Nacional de Migración en Tuxtla Gutiérrez. Los migrantes fueron interceptados el martes por un equipo de la policía de Chiapas que controla mediante rayos X la carga de los camiones.

De los migrantes encontrados en los dos camiones, 410 provenían de Guatemala, 47 de El Salvador, 32 ecuatorianos, 12 indios, seis nepalíes y tres chinos, entre otras nacionalidades.

Se trata del mayor número de inmigrantes detenidos en un mismo operativo en México, por donde pasan cada año, según estimaciones oficiales, cerca de 500 mil migrantes, en su mayoría centroamericanos, que tratan de llegar a Estados Unidos.