México D.F. Soldados mexicanos incautaron este lunes 105 toneladas de marihuana, con un valor en las calles de Estados Unidos de más de US$340 millones, en lo que es el mayor cargamento de esa droga confiscado por las autoridades del país, dijo el Ejército.

Soldados fuertemente armados inspeccionaron varias casas en un empobrecido suburbio de la fronteriza ciudad de Tijuana -vecina de San Diego, California- y fueron repelidos a tiros al menos una vez cuando intentaban decomisar la droga.

En la operación los efectivos capturaron a 11 presuntos narcotraficantes.

Los soldados descubrieron la droga envuelta en 10.000 paquetes color café y plateado, ocultos en varias casas y dentro de un camión. La droga habría sido reunida durante varios meses y tenía como destino Estados Unidos.

"La droga que fue decomisada rebasa cantidades sin precedentes en el país", dijo el general Alfonso Duarte a reporteros en una base militar en Tijuana, explicando que la marihuana tenía un valor de 4.200 millones de pesos mexicanos (US$344 millones).

La droga estaba cuidadosamente empacada y etiquetada para los diferentes distribuidores en Estados Unidos, dijo el Ejército.

El embargo coincidió con la visita de la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, a San Diego para resaltar los esfuerzos que se realizan al norte de la frontera para acabar con los cárteles.

El presidente estadounidense, Barack Obama, autorizó en mayo el despliegue de 1.200 elementos de la Guardia Nacional en la frontera con México para reforzar el combate a los narcotraficantes y la inmigración ilegal.

"A lo largo de los últimos dos años, nuestros embargos de drogas ilegales, dinero y armas se han incrementado significativamente", declaró Napolitano.

El enorme embargo de marihuana es un impulso para el presidente Felipe Calderón, quien ha centrado su mandato en acabar con los cárteles de la droga, con una campaña militar lanzada a finales de 2006.

Calderón se encuentra bajo presión para demostrar que su campaña está funcionando, en momentos en que la cifra de muertos por la violencia del narcotráfico llega casi a los 30.000 en los últimos cuatro años, generando preocupación en Washington y en los inversionistas extranjeros.

Los cárteles mexicanos han ganado fuerza a lo largo de la última década, generando violencia que se ha esparcido desde lugares tradicionalmente problemáticos como Tijuana y Ciudad Juárez, hacia sitios otrora tranquilos como la ciudad de Monterrey y el balneario de Cancún.

México es uno de los mayores productores de marihuana en el mundo, exportando unas 7.000 toneladas de esa droga al año.

Según estimaciones de especialistas, la exportación de marihuana y heroína deja a los cárteles mexicanos unos US$10.000 millones anuales.